Desmadre eléctrico

junio 26, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La forma reiterada como JOH ha venido mencionando el término “desmadre eléctrico” para referirse a la situación insalvable de la ENEE y sus colaterales, incluyendo la firma colombiana EEH y la comisión reguladora CREE, hace suponer que el gobierno está en vías de concretar una solución a la crisis de energía que padecemos en Honduras, por dos factores que son terribles, primero, la mala calidad del servicio que recibimos, y segunda, las tarifas asfixiantes que han reducido el poder competitivo de las industrias y empresas del país.



Como no tenemos idea donde empieza el plan del gobierno, presumimos que tiene un aliado con suficiente capacidad financiera para desarrollar un plan de generación de energía eléctrica, con una efectiva distribución y con un manejo eficiente que permita a los usuarios, sean empresas o residenciales, obtener una tarifa razonable, que no incida de manera drástica en los costos, tanto industriales como residenciales, porque si bien la energía eléctrica como recurso indispensable hay que tenerlo a la orden, en nuestro país las tarifas de la corriente se han disparado de tal manera que las empresas han perdido competitividad y los jefes de familia ven como una buena parte de su presupuesto lo deben destinar al pago de la cada vez más alta factura de la ENEE.

Para que el gobierno desmonte el desmadre que hay en la ENEE tiene que poner todos los servicios que presta esta empresa, en manos internacionales, es decir una empresa extranjera que tenga el conocimiento perfecto de la industria, y con suficiente capital para invertir, que no dependa de las recuperaciones que debe hacer con los usuarios y las empresas, porque de esta manera no podríamos salir del abismo en que cayó la ENEE. No debe ser una empresa como la colombiana EEH, que en un principio se pensó que tenía suficiente capital propio para invertir en la instalación de los sistemas de distribución, que permitiría dinamizar el suministro y hacer más competitivo los costos. Por lo visto EEH tenía el plan tradicional con que vienen muchas empresas suramericanas, a hacer negocios a estos países, armando las estructuras humanas para empezar a dinamizar los cobros para agenciarse de recursos, a falta de capital propio.

En estas condiciones, las empresas no vienen dispuestas a invertir sus propios recursos y trabajan a expensas de la recuperación que logran con los usuarios de los diferentes sectores, más el capital que logran recoger de inversionistas nacionales que entran al negocio del rubro eléctrico. Conforme el anuncio de JOH, de expresar que el nuevo modelo de energía eléctrica que está buscando concretar el gobierno, es como darle vuelta al calcetín, hace ver en primer lugar que el contrato con EEH no será renovado, sea porque será denunciado por incumplimiento de algunas cláusulas o por otra razón legal que no implique un rompimiento que pueda tener un costo onerosos para Honduras.

La reiteración de que aquí vendrá pronto otro modelo de energía eléctrica, para superar el desmadre que tenemos, abre una enorme expectativa tanto en los sectores industriales y empresariales como en el residencial, para tener una tarifa competitiva, y salir de la trampa en que nos tienen la CREE y Energía Honduras, que se excusan que las alzas tarifarias se debe a los ajustes por los altos costos de los combustibles. Este argumento además de complejo es arbitrario, porque cuando los combustibles bajan de precio las tarifas de la energía quedan inalterables.

Como cambiar de modelo de energía eléctrica es un negocio de Estado de gran dimensión, suponemos que pronto el Gobierno de la República explicará al pueblo hondureño los pormenores de la contratación de una empresa que podría ser europea, con experiencia comprobada en la generación de energía, y bajar el costo de la factura de electricidad.

Habrá que esperar que el gobierno informe a la población las formas de producción de energía eléctrica, que pueden ser variadas, desde energía renovable, energía térmica, energía solar y la incorporación de otras formas de producción de corriente eléctrica. Habrá que ver los adelantos técnicos y los equipos de energía que traerá la empresa contratada, si esta estaría absorbiendo las plantas térmicas que operan en Honduras,  las de energía solar, las eólicas y todos los pequeños y medianos productores que existen y operan, para consolidar la producción en un solo generador.

Si lo que proyecta el gobierno para dotar a Honduras de un nuevo modelo de energía eléctrica, va en la avanzada de contratar una empresa europea de vasta experiencia, requerirá una verificación fehaciente de su capacidad financiera que garantice que vendrá a invertir sus recursos y no depender solo del flujo que generen los consumidores hondureños, excepto la contraparte hondureña que en estos grandes negocios de Estado, por lo general corresponde a la participación del sector financiero del país. Así que estamos, ante el inminente anuncio de un paso gigantesco que podría dar Honduras, al adoptar un nuevo modelo de generación de energía eléctrica.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 26 de junio de 2019.