Descubren supernova hasta 100 veces más grande que el Sol

abril 13, 2020

 

Estados Unidos



Una supernova, al menos dos veces más brillante, con más energía y seguramente mucho más masiva que cualquier otra encontrada, fue identificada por un equipo internacional de astrónomos, según un estudio que publica este lunes Nature Astronomy.

Las mediciones realizadas por un equipo internacional señalan que la dimensión de esta supernova es de entre 50 y 100 veces mayor que nuestro Sol, cuando normalmente tienen entre 8 y 15 masas solares.

Los autores creen que la supenova llamada SN2016aps puede ser un ejemplo de una supernova extraordinariamente rara de “inestabilidad de pareja pulsátil”, posiblemente formada por dos estrellas masivas que se fusionaron antes de la explosión, señala un comunicado de la Universidad de Birmingham (Reino Unido).

Ese tipo de eventos, hasta ahora, solo existen en teoría y nunca han sido confirmados a través de las observaciones astronómicas.

Matt Nicholl, autor principal del estudio de la Universidad de Birmingham, explicó que una supernova se puede medir usando dos escalas: la energía total de explosión y la cantidad de energía emitida que puede observarse como luz o como radiación.

“En SN2016aps descubrimos que la radiación fue cinco veces más que la energía total de la explosión de una supernova de tamaño medio. Esta es la luz más grande nunca vista emitida por una supernova”, señaló.

Para tener esa cantidad de brillo, la explosión tuvo que haber sido mucho más energética de lo habitual.

Examinando el espectro de luz, el equipo fue capaz de demostrar que la explosión fue impulsada por una colisión entre la supernova y una enorme capa de gas, derramada por la estrella en los años anteriores a su explosión.

“Muchas supernovas son descubiertas cada noche, la mayoría en galaxias masivas”, dijo Peter Blanchard de la Universidad de Northwestern y coautor del estudio, “esta destacó inmediatamente al seguir observándola porque parecía estar en medio de la nada. No pudimos ver la galaxia donde había nacido esta estrella hasta que no se desvaneció la luz de la supernova”.

El equipo observó la explosión durante dos años, hasta que se desvaneció al 1 por ciento de su brillo máximo y calcularon que la masa de la supernova era entre 50 y 100 veces mayor que nuestro Sol.

“Las estrellas con una masa extremadamente grande sufren violentas pulsaciones antes de morir para deshacerse de un gigantesco escudo. Esto puede ser impulsado por un proceso llamado inestabilidad de pareja, que ha sido tema de especulación para los físicos durante los últimos 50 años”, agregó Nicholl.

SN2016aps también escondía otro misterio. El gas que detectaron era principalmente hidrógeno, pero una estrella tan masiva normalmente habría perdido todo su hidrógeno a través de los vientos estelares mucho antes de que empezara a pulsarlo.

Una explicación es que dos estrellas ligeramente menos masivas, de unas 60 masas solares, se hubieran fusionado antes de la explosión.

Las estrellas de menor masa conservan el hidrógeno durante más tiempo, mientras que su masa combinada es lo suficientemente alta como para desencadenar la inestabilidad del par indicó el comunicado.

Encontrar esta “extraordinaria supernova no podría haber llegado en mejor momento”, según Edo Berger de la Universidad de Harvard.

“Ahora sabemos que tales explosiones energéticas ocurren en la naturaleza y el nuevo Telescopio Espacial James Webb de la NASA será capaz de ver eventos similares tan lejos que podremos mirar hacia atrás en el tiempo, para ver las muertes de las primeras estrellas del Universo”.