Desconfianza justificada

diciembre 5, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El ala nacionalista del Congreso Nacional puso el dedo en una llaga que ni la UFECIC del MP, ni el CNA, ni el resto de la sociedad civil han querido supurar, inexplicablemente, porque la supuesta eficacia para combatir la corrupción solo ha enfilado las baterías hacia un solo lado, mientras que para otros casos muy sonados de corrupción que ocurrieron entre el 2006 y 2009, no ha habido igual demostración de interés para investigar. Observándose un marcado desinterés para sacudir esa otra parte del árbol, era evidente que el otro lado del escenario político nacional, el nacionalista, que ha sido sacudido por las investigaciones de la UFECIC y los señalamientos del CNA y ASJ, saldría de su modorra para reivindicar igual tratamiento para el sector de izquierda que con falso ropaje liberal gobernó el país durante tres años y medio, y que ha permanecido hibernando durante diez años, en una comodidad que le ha garantizado la UFECIC y el CNA.



Todo esto se origina tras el revuelo protagonizado por UFECIC, CNA y ASJ que exigen la continuidad de la MACCIH, bajo la creencia que el gobierno de Hernández ha decidido no renovar al acuerdo con la OEA para extender la presencia de la Misión, lo que frenaría la lucha contra la corrupción en nuestro país. Sin embargo, a todos los que dan por hecho el fin de la MACCIH, pareciera habérseles olvidado que la Misión fue solicitada a la OEA por el gobierno de Hernández, luego que diversos sectores del país pidieran la intervención de un organismo internacional para potenciar el combate tanto a la corrupción como a la impunidad. La MACCIH llegó por un acuerdo entre gobierno y OEA que fijó un período para que la Misión cumpliera el objetivo de potenciar a nuestras instituciones.

La Misión no vino aquí para quedarse y echar raíces, el mandato que le dio la OEA, suscrito con la anuencia del gobierno hondureño, tiene toda la claridad para no dejar dudas ni crear confusiones que su permanencia no es indefinida, sino perentoria. Son sectores hondureños los que siembran la desconfianza en las instituciones por razones políticas, los que ahora, igual que sucedió en Guatemala, batallan en favor de una causa que corre en contra de la independencia y la autonomía que conforme a nuestra constitución, tienen las instituciones hondureñas.

Y como todo gira alrededor de la desconfianza, y la desconfianza también se paga con desconfianza, el sector nacionalista del Congreso Nacional al ver la notoria inclinación de la UFECIC, CNA y ASJ, apoyados por la MACCIH, solo en contra de un sector, ha emplazado a la MACCIH para que, igual que ha estado lanzando toda su caballería investigadora y acusatoria contra funcionarios del Partido Nacional y el Partido Liberal, informe sobre los resultados de varios hechos de corrupción que se dieron entre 2006 y 2009, período que gobernó Mel Zelaya, con la bandera liberal como falso ropaje, con una orientación determinada por el Socialismo del Siglo XXI desde Venezuela y Brasil. Reclama la comisión legislativa del Congreso Nacional, integrada por diputados nacionalistas, que la MACCIH diga cuanto ha avanzado en la investigación del avión sospechoso que aterrizó en Toncontin en el 2006, del que tanto se ha dicho que fue enviado por el capo mexicano ‘Chapo’ Guzmán a un alto funcionario del gobierno hondureño de aquel año.

El emplazamiento a la MACCIH por parte de la comisión legislativa también demanda que informe sobre los fondos de la Estrategia de Reducción de la Pobreza, que, supuestamente usados de manera incorrecta por el gobierno, hizo que la representación de Suecia abandonara nuestro país en el 2007, aduciendo que las autoridades gubernamentales se habían olvidado de la ERP. Otro aspecto del que la comisión demanda a la MACCIH todo cuanta haya investigado, se refiere a los dineros extranjeros y nacionales usados en el proyecto político de la Cuarta Urna, en el que supuestamente se gastaron cientos de millones de lempiras. Y como la alforja parece aguantar con más carga, de paso la comisión pedirá a la MACCIH que investigue las razones del porqué el gobierno de Zelaya no presentó ante el Congreso Nacional el Presupuesto de la República de los períodos 2008 y 2009, manejando las arcas nacionales durante todo ese tiempo como si fuera su empresa particular.

Como todo en este choque gira alrededor de la desconfianza que han manifestado la UFECIC, el CNA y ASJ, la comisión legislativa devuelve el golpe con el mismo guante de la desconfianza, pero esta con suficiente causa, porque todos los organismos mencionados han enfilado sus baterías acusatorias contra funcionarios del PN y del PL, mientras que han tratado con guante de seda a los funcionarios de LIBRE.

La desconfianza que en todos los órdenes de la vida pública generan las actuaciones de los funcionarios gubernamentales, resulta especialmente grave cuando los operadores de justicia y organizaciones de sociedad civil, aplican el rasero para dar palos solo a personas de un lado, dejando en la comodidad a personas de otro lado que también han sido señaladas por la vindicta pública como autores de saqueos, manoseos de fondos públicos y vinculaciones con sectores peligrosos.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 5 de diciembre de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *