Desarrollan rifle con «miles de capacidades» con base en la experiencia de Apple

febrero 11, 2019

La nueva arma puede incluir un sistema del control de fuego para aumentar la probabilidad de impacto y un procesador protegido contra ciberataques.

 

Estados Unidos



Los militares estadounidenses planean desarrollar nuevos rifles para reemplazar su carabina M4 y ametralladora M249 automática, inspirándose en la experiencia de Apple, según declararon a Task and Purpose unos empleados del Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería de Armamento de Estados Unidos (ARDEC, por sus siglas en inglés).

«Imagina que Steve Jobs y sus ingenieros estaban tratando de convertir un iPod Touch en el primer 3G iPhone», señaló Elliott Caggins, coronel del Ejército y director del proyecto de armas de infantería. «Hubo miles de tecnologías que podrían instalar en su primer iPhone, pero estaban tratando de desarrollar la plataforma antes de que pudieran en realidad pasar al sistema», precisó.

De acuerdo con sus afirmaciones, el Ejército de Estados Unidos dispone de «miles de capacidades» que podría integrar en su nuevo rifle, calificado por el portal «un iPhone de la letalidad», pero los militares planean hacer esta integración «creando de manera holística un sistema que se aprovecha de todo» lo que ha sido hecho en ese ámbito en el pasado. «Eso significa que sus capacidades [de las armas] solo van a crecer, así como lo hicieron las de iPhone», añadió Caggins.

Las declaraciones de Caggins se produjeron después de que se anunciara que el Centro de Soporte de Adquisición del Ejército de stados Unidos planea desarrollar en el marco del programa el Equipo de Armas de Nueva Generación (NGSW) nuevas armas para reemplazar la M4 y la M249.

Lea:  Madre mata a su bebé porque “no la escuchaba”

Por su parte, Arthur Fiorellini, líder del equipo de NGSW, detalla que la nueva arma puede incluir «un sistema del control de fuego» para aumentar las probabilidades del impacto a mayores distancias, un procesador protegido contra ciberataques y un sensor diseñado para acomodarse a los cambios en presión y densidad con ayuda de un telémetro que «estima la velocidad del viento» y ajusta la posición del rifle.