Desafíos del nuevo gobierno

noviembre 28, 2021

Nery Alexis Gaitán

La nueva administración gubernamental debe gobernar para el bien de todos los hondureños, más allá de los intereses partidarios. Honduras y el bienestar de los catrachos debe ser la prioridad.



El primer desafío del nuevo gobierno es unir a la familia hondureña, que desde el 2009 se encuentra dividida, y los odios están latentes en los políticos y seguidores de la oposición, especialmente. Para tal efecto, debe llamar a la unidad nacional en aras del bien común. Honduras es de todos, y lo que deseamos los buenos hondureños es trabajar en paz y en un ambiente democrático.

El país no puede seguir dividido, urge que se retome un plan de nación que presente soluciones a las grandes necesidades del pueblo. Estos tiempos son difíciles; todavía estamos sufriendo las consecuencias de dos tormentas tropicales. Y la pandemia ha provocado innumerables muertes, golpeado fuertemente la economía y se han perdido miles de empleos.

A esto hay que agregar que el gobierno prácticamente se encuentra en bancarrota; y, para sobrevivir, sigue endeudándose, lo que nos afecta a todos. Por ello urge que la administración, a corto plazo, trate de subsanar el tremendo déficit gubernamental. Así, que lo que se espera, es una administración eficiente, más allá del juego político, y que presente soluciones de carácter inmediato.

Urge que propicie la generación de empleos, no que amplíe la burocracia gubernamental, sino que sea capaz de atraer inversionistas, nacionales y extranjeros, bajo un clima de seguridad jurídica y social. Por lo que debe accionar a favor de la democracia y la paz.

De forma inmediata deberá mejorar el sistema de salud pública que se encuentra colapsado. Urge que se construyan más hospitales con todo el equipo médico necesario. Que las medicinas sean accesibles a los pobres; no como ahora, que no hay ni siquiera una pastilla para el dolor de cabeza, en los hospitales.

Urge que se termine de equipar al personal médico que continúa en primera línea enfrentando el mortal virus. Y que se compren todos los insumos médicos necesarios. Y, sobre todo, que se les otorguen plazas permanentes a los que están por contrato, y que se les pague puntualmente. Es lo menos que se puede hacer por estos héroes.

El apoyo al agro es fundamental; se necesita incrementar la producción agrícola y cafetalera. Por lo que deben habilitarse nuevas vías de acceso y dar mantenimiento a la red vial en general.

Debe tener como prioridad contribuir al fortalecimiento de la economía nacional en todas las áreas. Asimismo, debe eliminar el derroche gubernamental e instaurar una política de austeridad.

Urge que actualice el sistema educativo nacional, para que se formen estudiantes con sentido crítico y amor a la patria. Y que se provean los centros educativos de una infraestructura adecuada; es lamentable ver escuelas y colegios semiderruidos.

En el campo de las relaciones internacionales debe generar confianza con los países amigos y cooperantes. Por lo que deberá fortalecer el sistema democrático y propiciar un ambiente de paz y unidad nacional.

Este nuevo gobierno debe estar consciente que el pueblo espera que combata la corrupción, que tanto daño nos ha hecho. Y que enfrente al crimen organizado y las maras, que son los generadores de tanta violencia; asimismo, que ataque la delincuencia común. Es una urgencia retornar a la tranquilidad social.

El gobierno debe entender que el momento de trabajar por el bienestar común ha llegado. Que su prioridad es el bienestar del país; más allá de los colores políticos.

A los hondureños no se nos debe olvidar que el país somos todos, y que cada uno aporta, con su trabajo honesto, a la construcción de una patria mejor. Pero tampoco caigamos en el error de esperar todo del gobierno.

¡Los hondureños merecemos un gobierno de calidad!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *