Derrama económica

octubre 31, 2018

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La derrama económica es la distribución intencional que hace o provoca el gobierno de manera que los recursos sean aprovechados por la mayoría de los sectores productivos del país, y el dinero no se quede en unas pocas manos, sino que vaya distribuido a una gran cantidad de hondureños que realizan diversas actividades comerciales, que a su vez son agentes productores de riqueza al crear puestos de trabajo. La industria de turismo, por ejemplo, es uno de los rubros que produce una derrama económica importante los 365 días del año, y al cual el gobierno le está dedicando con preferencial interés una atención que se la merece por los resultados bienhechores para la economía del país y de miles de familia que viven del turismo.



Todos aquellos que creen que es un error la acumulación de feriados dispersos en un mes, para otorgarlos como una feriado extendido a los hondureños para que disfruten un período vacacional que les permita hacer turismo familiar o de diversión, pierden de vista que esta medida no es propiamente para promover la holgazanería, sino creado intencionalmente para mover la economía a través del gasto turístico. Y se ha logrado, los resultados han estado a la vista, pese a que las adversidades del tiempo este año jugaron en contra, la gente se movilizó por el afán natural de recrearse en los diferentes sitios naturales del país o para visitar a sus familiares que residen en otras localidades. Pero, la finalidad del feriado es provocar una derrama económica, porque cuando dos millones de personas se movilizan a distintos puntos del territorio, con afanes turísticos, tienen un gasto por transporte, por alimentación y hospedaje. Estos gastos se convierten en una distribución de recursos que son percibidos por los pequeños negocios que viven de la actividad turística.

El gobierno acaba de anunciar una derrama económica importante al otorgar a las Mipymes un monto considerado por miles de millones de lempiras, para que los micros, pequeños y medianos empresarios, tengan acceso a los créditos inmediatos para fortalecerse en sus pequeños o medianos negocios o para expandirse en otras actividades afines a sus pequeñas empresas. Esta derrama económica tendrá un efecto enorme de manera favorable que beneficiará a las personas que creen que en Honduras no hay oportunidades.

Quién piensa que solo fuera de Honduras puede encontrar la oportunidad de su vida, debe empezar a ver las opciones que están surgiendo en el país en estos últimos tiempos. Que haya recursos para obtener crédito para emprender iniciativas, es una de las oportunidades más interesantes. Nuestra gente tiene que empezar a ver la vida de otra manera, con una actitud diferente, no pensar que solo se puede ganar la vida como empleado, hay que ver a esos miles de compatriotas que ya no se resignan a desempeñar un trabajo, sino que tienen su propio empleo a través de su pequeña empresa.

La actitud de la gente de otros países, como los salvadoreños, es un espejo muy útil en que debemos vernos los hondureños. Los salvadoreños tienen una actitud diferente a la nuestra, son emprendedores, tienen una dinámica para crear iniciativas de micros y pequeñas empresas que da envidia. Al revisar las páginas de los diarios salvadoreños nos asalta la impresión de que los salvadoreños no se están quietos un solo segundo cuando ya están promoviendo actividades comerciales y económicas.

Los hondureños tenemos que volver la vista al comercio, no tenerle temor a emprender nuestras propias iniciativas comerciales. El gobierno ha anunciado que hay 2 mil millones de lempiras para las micro, pequeñas y medianas empresas, en crédito accesible a tasas preferenciales, una cantidad de recursos que solo prestará su función social si los hondureños dejan el temor a un lado y se deciden a emprender sus iniciativas micro o pequeñas, donde puedan trabajar los miembros de una familia.

Esta gran cantidad de recursos accesible a las micros, pequeñas y medianas empresas, es acompañado con el aliciente tributario de estar exentos del pago de impuestos por un tiempo determinado, lo que les ayudará a consolidar el inicio de operaciones. Dos mil millones de lempiras a la disposición de los hondureños para emprender micros, pequeñas o medianas empresas, es una derrama económica trascendental. Las personas que están retornando al país, al desistir de continuar en la aventura inmigratoria, tienen la grandiosa oportunidad de estructurar su micro o pequeña empresa, aplicando a estos recursos que ya están disponibles a través de las instituciones autorizadas por el gobierno. Y de nuevo les decimos a nuestros compatriotas, no siempre se vive mejor de un salario que da un empleo, hay que atreverse a emprender una iniciativa empresarial, micro pequeña, en la cual usted será su propio jefe. Hay recursos en el país, todo es cuestión de organizarse y atreverse a emprender su pequeño negocio.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 31 de octubre de 2018.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *