Declaran crisis humanitaria en Tijuana: escasea el agua y medicamentos

noviembre 23, 2018

Los centros que acogen a los miembros de la caravana están saturados, mientras que las condiciones sanitarias en muchos casos están provocando problemas.

 

México



“Un médico, llamen a un médico”, gritó con voz fuerte y tono desesperado un joven hondureño, mientras entre sus brazos una jovencita de 16 años se convulsionaba. El griterío del muchacho alertó de inmediato a sus compatriotas que se encontraban a su alrededor, entretenidos en otras cosas al interior del refugio temporal en la unidad deportiva Benito Juárez, ubicado en la Zona Norte de Tijuana, donde están los miembros de la caravana de migrantes que quieren pedir asilo en Estados Unidos.

Hubo quienes se quedaron pasmados sin entender bien qué era lo que sucedía, pero otros se movilizaron de inmediato para tratar de encontrar un doctor o paramédico de los que han venido apoyando a los centroamericanos durante su estancia desde el día miércoles 13 de noviembre que se habilitó el espacio. Sin embargo, no aparecía nadie.

La preocupación de los que se encontraban cerca de ambos jóvenes se hizo latente y provocó que algunos curiosos se acercaran al lugar. Mientras la gente se arremolinaba, entre la multitud se escuchó decir: “Yo soy médico”, y se aproximó una persona adulta que de inmediato pidió al joven bajar a la adolescente al piso, para revisarla con su estetoscopio.

“Se sentía mal y no la quisieron atender”, decía el joven en reiteradas ocasiones como queriéndose deslindar del asunto si algo más grave se presentaba. “Está bien enferma y no la quisieron atender, se llama Cinthia Carolina”, agregaba el joven constantemente, temiendo que algo mayor pudiera suceder.

“La joven está bien, solamente abran el espacio para que circule el aire”, pedía insistentemente el médico, pero la horda de curiosos hacía caso omiso, hasta que llegaron más elementos de apoyo de la ciudad de Tijuana, quienes realizaron labores de resguardo del área donde se encontraba la joven, hasta despejarla para que la ambulancia de la Cruz Roja se la llevara para ser valorada.

Esta escena se presentó el día lunes 19 del presente mes, llamando la atención de muchos. Sin embargo, varios de los migrantes consultados señalaron que son escenas que se repiten constantemente desde hace unos días, debido a que el abastecimiento de medicamentos, así como el personal del sector salud, en dicho refugio, es muy escaso o nulo, por lo que la mayoría de las personas suele estar concurriendo a las farmacias para automedicarse.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *