De la carne a los vegetales

enero 12, 2015

Comer más saludablemente y perder peso, el sueño de todos; así fue como el chef, Linton Hopkins, sobreviviente de cáncer, probó con todo tipo de dietas, pero dijo que contar calorías y controlar porciones no funcionó para su estilo de vida ocupado.

En comparación, dejar todos los productos animales fue fácil de entender: “No hay área intermedia”. Empujado por su esposa, comenzó a experimentar con el veganismo en junio de 2014.



Las dietas pueden ser difíciles, especialmente si comer es tu vida. Sorprendentemente, quizá, algunos en el mundo de la comida encuentran el camino de menor resistencia al reducir la carne y, en algunos casos, los lácteos y pescado. Pero, como muestra su experiencia, cambiar tu régimen no tiene que ser todo o nada.

Para comer vegano en casa, el reto era crear platillos de vegetales libres de grasa animal o aroma que fuera tan “antojadizo como la BBQ”, dijo Hopkins. Como chef, estaba completamente dispuesto a tomar cartas en el asunto.

En 11 semanas perdió 9.07 kilogramos y se sentía genial. Pero es un chef y dueño de un negocio, y no dirige un establecimiento vegetariano. Todavía come un poco de carne en la cocina de su restaurante para asegurar que esté en un buen estándar, especialmente en presentaciones nuevas.

«Creo que es mi responsabilidad como chef probar y asegurar que el sabor esté allí”, dijo. “Puedes ver y escuchar el sabor en el sartén y olerlo, pero tienes que llevar a todos los sentidos al proceso”.

Aun así, su régimen en casa influye en sus restaurantes. Cuando Hopkins abra su nuevo concepto esta primavera, H&F Burger en el Mercado Ponce City de Atlanta, planea incluir una hamburguesa vegana en el menú junto con su famosa hamburguesa de doble pila.

Comer ‘magro y sano’

Para los escritores de comida, comer en exceso puede ser un peligro ocupacional. Eso es lo que impulsó al escritor de comida de The Washington Post, Joe Yonan a convertirse en vegetariano: un deseo de comer “magro y sano” en la casa en respuesta a toda la “grasa y suciedad” que comía en restaurantes.

Después de pasar un año con permiso de ausencia del Post para aprender sobre el estilo de vida de autosuficiencia en Maine, tenía un punto de vista completamente nuevo de la comida que lo impulsó a ser un vegetariano de tiempo completo.

Dijo que tuvo sus dudas al principio, cauteloso de la etiqueta que los vegetarianos tienen como comedores exigentes. También sabía que las personas cuestionarían lo apropiado que es para un editor de una sección de comida de un periódico popular no ser un omnívoro.

La mayoría de las respuestas fue positiva, dijo. En cuanto a los escépticos, les aseguró que sus 30 años como comedor de carne informarían su juicio editorial. También podían contar con cobertura equilibrada del resto del equipo del Post, que incluye a un columnista de BBQ.

“No encuentro a la idea de la carne personalmente desagradable, solo no quiero comerla”, dijo. “Si hay una historia centrada en la carne no la considero diferente a una historia sobre un jardín comunitario o sobre hacer tofu”.

===

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *