Daniel Ortega expulsa equipo de DDHH de la ONU en Nicaragua

agosto 31, 2018

La expulsión ocurre dos días después de la presentación del informe de la ONU sobre la crisis en Nicaragua, que niega el discurso oficial de un intento de golpe de Estado.

 

Nicaragua



El Gobierno de Daniel Ortega estableció este viernes un plazo de dos horas a la representación de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), para que abandone Nicaragua.

La reacción del Gobierno ocurre dos días después de la presentación del informe de Oacnudh sobre la crisis en Nicaragua, que niega el discurso oficial de un intento de golpe de Estado y más bien pone al descubierto la masacre ejecutada con la represión del régimen Ortega Rosario Murillo.

En una nota de prensa de la Cancillería, el Gobierno asegura que “han cesado las razones, causas y condiciones que dieron origen a dicha invitación (para que la misión de la ONU llegara al país), este Ministerio comunica que da por concluida la invitación y finalizada la visita a partir de hoy 30 de agosto de 2018”.

Según la misma comunicación de la Cancillería, la invitación al Alto Comisionado se dio “con el propósito de que diera acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguridad, creada en el marco del Diálogo Nacional, con el fin de asegurar el desmantelamiento de los tranques”.

Daniel Ortega expulsa equipo de la ONU de Nicaragua 2

El informe de la ONU podría ser presentado en el Consejo de Seguridad previsto a celebrarse el 5 de septiembre y para lo cual es necesario nueve votos de sus miembros, así como en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que inicia también en septiembre próximo.

“Instrumento de la política de la muerte”

Durante un acto partidario, Ortega desacreditó a la Comisión de Derechos Humanos del organismo de ser “un instrumento de la política de la muerte, del terror y la mentira, de la infamia”.

“Si el torturado es sandinista no existe (…) En sus informes estos asesinados, estos torturados, estos desaparecidos no existen. Los 22 policías asesinados no existen. Para ellos los terroristas golpistas son unos angelitos que no torturaron a nadie, no mataron a nadie”, dijo Ortega en una concentración de fanáticos y empleados públicos.

Mensaje grave para los nicaragüenses

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, calificó como una acción desesperada e insólita y una forma de intimidación la expulsión de la misión. A su criterio, con esta decisión el gobierno lanza un mensaje gravísimo a la población, ya que a lo interno no se cuenta con un organismo de protección, porque el Poder Judicial es un organismo político.

“Ellos creen que con esta decisión que están tomando el día de hoy van a detener que el Consejo de Seguridad el día 5 (de septiembre) no conozca el caso de Nicaragua, (pero) están abonando precisamente para que el Consejo de Seguridad tome la más altas decisiones que dentro de la línea de su alta competencia puede impulsar”, dijo Núñez.

El Cenidh anuncia el respaldo y acompañamiento que brindará a la representación de Oacnudh y aclara que es el Gobierno el que los expulsa, no la población que reconoce la labor que han realizado.

“Un esfuerzo invaluable, un esfuerzo que dejó técnicamente plasmado en las páginas de este informe la barbarie, la atrocidad de la violación a los derechos humanos que está sufriendo el pueblo de Nicaragua y del cual es responsable inmediato el presidente Daniel Ortega y la señora Rosario Murillo, independiente de los actores directos de los crímenes que se recogen en este informe”, dijo Núñez.

La defensora de los derechos humanos no descartó que esta disposición del Gobierno sea una advertencia del aumento de la represión en Nicaragua.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *