¡Cuidado con la polilla!

enero 6, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Estamos ya en el 2020 y empezamos a navegar viendo una dinámica que nos agrada como ciudadanos, porque lo triste es arrancar un año nuevo, como pasaba en años anteriores, como si nada pasara, en medio de un conformismo que corroe. Estar en tiempos de evolución mundial nos debe retar a los hondureños a no quedarnos dormidos. Ayer domingo, día no laborable, la plana mayor del RNP en un acto ejemplar trabajó todo el día, implementando el inicio de una jornada que promete ser intensa para actualizar los datos de las personas que vivimos en Honduras, en un proyecto que lleva el sugestivo nombre de “identifícate” que invita a participar a todos en el mapeo con el objetivo de actualizar los datos de identificación oficial de los hondureños.



Esta jornada llevará a los agentes del RNP a las aldeas y municipios en todo el territorio nacional, recolectando la información en las comunidades por medio de las técnicas de la demografía y cartografía, en el primer paso que conducirá al enrolamiento que deberá comenzar en el mes de marzo próximo. El trabajo de mapeo lo efectuarán múltiples cuadrillas que serán las responsables de recolectar la información en cada comunidad, en donde se comenzará con los líderes de las diversas organizaciones, instituciones públicas y privadas, y luego vendrá la instalación de las unidades de enrolamiento que se hará en locales adecuados para atender a las personas.

Este nuevo proyecto de identificación de los hondureños es clave para garantizar el desarrollo, porque no se puede planear el ordenamiento del país si seguimos viviendo en el desorden social que nos caracteriza como nación subdesarrollada. El RNP fue concebido en un principio entre las reformas sociales más urgentes pero el manoseo político lo desorientó, culpable de ello fue el sectarismo es la polilla que desbarata muchas cosas buenas que se hacen y en cambio impulsa auténticas atrocidades que habiendo destruido otros países las quieren dar como buenas para los hondureños.

En este nuevo proceso de identificación debemos involucrarnos todos los sectores del país, porque es algo que nos interesa como nación, se trata del nuevo documento de identificación que está intrínsecamente relacionado con la seguridad nacional, usando el término en el más amplio sentido de la palabra, para lo cual un documento que identifica a la persona es lo más valioso para garantizar la identidad del ciudadano. Estando próximos dos eventos electorales, el primario que definirá la situación interna de los partidos y las elecciones generales en el 2021, para la transición de autoridades del país, el nuevo documento será una herramienta valiosa para garantizar procesos electorales transparente.

Otro tema interesante manejado este día es el anuncio de las altas autoridades de desplegar un programa de atención al estado de sequía que se pronostica para los próximos meses que comprenden el período de verano, cuando habrá muy pocas lluvias, lo que incidirá en varias formas en Honduras, comenzando por las regiones hondureñas donde los períodos lluviosos son cada vez más cortos y las siembras se tornan cada vez más inciertas, por lo que los cultivos tradicionales que antes se programaban con el acompañamiento de las lluvias de mayo, ahora deben esperar los pronósticos de los expertos en el tiempo, para no aventurarse a perder las semilla y los primeros fertilizantes.

Lo segundo es la poca cantidad de agua que logran recolectar las escasas represas de agua potable que tenemos en las ciudades más pobladas como Tegucigalpa, donde hay una sobrepoblación en relación con las pocas fuentes de agua que se disponen. El gobierno es poco lo que puede hacer de inmediato, pero es mucho lo que puede anticipar como soluciones a mediano y largo plazo. El gobierno habló de gestionar la participación financiera de organismos internacionales para construir varias represas, lo cual no debe quedarse en promesa sino en proyectos reales, que se empiecen a cristalizar desde ahora para que sean una realidad en los próximos cuatro o cinco años.

El gobierno de Hernández ya tiene varias experiencias que le respaldan: comenzó la represa Patuca III que está a punto de entrar a funcionar, el aeropuerto Palmerola va adelantado en un alto porcentaje, el corredor logístico ya es una realidad, el corredor agrícola entre Olancho y Colón es altamente aprovechado por los productores y los turistas nacionales. Con ese mismo ritmo deberá mostrar a los hondureños los avances reales de las represas de agua en los próximos meses.

El desarrollo enfrentado por el gobierno en el marco del Plan de Nación debe mantener el mismo ritmo, aún en medio de todas las vicisitudes que vive el país. Debe desestimar ese aluvión de pesimismo que lanzan las personas que han adoptado como oficio sembrar el miedo y el desánimo entre la población, que es una de las peores polillas que serrucha el ánimo de los hondureños. En la medida que la población puede ver que las obras están en marcha, son derrotados los que intentan imponernos la mala actitud del pesimismo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 6 de enero de 2019.