Cubanizar la educación es un atentado

enero 5, 2023

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La educación es lo que determina el futuro de un país, porque gracias a una buena educación un país puede alcanzar los mejores niveles de bienestar o prosperidad, o caso contrario, debido a una educación deficiente, un país puede vivir en la eterna pobreza, porque un sistema educativo que no define las metas apropiadas para formar las nuevas generaciones de profesionales que necesita el mercado y la nueva economía, en lugar de impulsar a una nación hacia mejores estándares de bienestar, termina de hundirlo.



Extraña sobremanera el entusiasmo que manifiesta el gobierno de Xiomara Castro por poner en manos de Cuba el sistema educativo hondureño, en primer lugar porque desconoce que en Honduras desde hace muchos años funciona la Universidad Pedagógica Nacional, creada como el alma máter de la educación, con la alta finalidad de calificar a los profesores para mejorar la calidad de la enseñanza a través de la mayor capacitación a los docentes. Importar profesores cubanos equivale a reconocer de manera expresa el fracaso de la Universidad Pedagógica Nacional, por lo que esta institución estaría en ciernes de finalizar sus actividades desde el momento que el gobierno bate palmas por la llegada de los profesores cubanos.

Importar profesores cubanos no es un paso para reforzar la educación hondureña, porque en Cuba desde que se instauró el régimen de Fidel Castro en las escuelas cubanas no se educa, se adoctrina que es algo diferente. Cuba, como país es un fracaso, la muestra de esta aseveración es el ansia permanente de millones de cubanos por escapar de la isla, de la manera más dramática desde 1960 hasta nuestros días. El hecho de que en pleno siglo XXI la juventud cubana hierve en las calles de todas las ciudades, rebelándose de manera permanente contra las medidas dictatoriales del régimen comunista de la isla, comprueba que la educación que se imparte en la islas es un fracaso, rechazada por la mayoría de los cubanos y que solo puede ser admirada por los gobiernos de otros países que no tienen el mínimo sentido común para apreciar entre un sistema educativo bueno y uno malo.

En los escombros de la era comunista que implantaron los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba, el sistema educativo cubano no es ningún faro que alumbre las tinieblas, sobre todo cuando el spot que lanza el gobierno hondureño a través de una joven que llama la atención por su hermosura, se le pretende vender al pueblo hondureño que con los profesores cubanos tendremos una educación inclusiva, los autores del mensaje pecan de una ignorancia que da miedo, porque un sistema como el cubano que manifiesta una nula tolerancia a la crítica no permite la inclusión. Es sencillo: la cero tolerancia a la crítica es sinónimo de exclusión.

No puede ser buena una educación donde la exclusión es la norma y eso es lo que prevalece en Cuba, donde las personas, especialmente los jóvenes que se atreven a criticar lo malo del sistema comunista, son objeto de persecución implacable, encarcelamiento de largo plazo y discriminación de lo poco que ofrece el gobierno a los ciudadanos cubanos, que mantiene un sistema de racionamiento ante el estado de precariedad que es general en Cuba.

La izquierda perversa formada por los sectores más radicales del Partido LIBRE es la que esta detrás de esta campaña que apareció en los anuncios, no sabemos si esta posición ultra es compartida por los sectores moderados de LIBRE, donde también hay personas racionales y a la vez pensantes que entienden que la transformación que necesita Honduras no pasa por la teoría del «fuego al brasero», porque creer que el maltrecho sistema educativo hondureño alcanzará un nuevo impulso al ponerlo en manos de profesores cubanos, es la arrogante infamia de la inmoralidad que por perdición ideológica no se toca el hígado para poner la educación en manos de los maestros del adoctrinamiento.

Si no seguimos el ejemplo de los diputados de Costa Rica que han alzado la voz para impedir que en su país se permita que los maestros cubanos adoctrinen a los niños y jóvenes costarricenses, corremos el riesgo de caer dentro de poco tiempo en la misma situación fracasada en que se convirtió Cuba a partir de 1960. Si Cuba en lugar de progresar lleva 60 años de permanecer hundida, no es por el embargo económico, es por el fracaso de su sistema educativo que al estar penetrado por el adoctrinamiento no educa, porque su gran objetivo es mantener a los cubanos en el oscurantismo ideológico, algo que no aceptan millones de cubanos que saben que lo que tiene a Cuba convertida en un país lleno de miseria y prostitución comenzó desde que la juventud cubana fue sometida a un estricto adoctrinamiento ideológico.

Si esto es lo que quieren los que están impulsando la cubanización de la educación hondureña, es obligatorio que los padres de familia y los hondureños en general nos pronunciemos de toda forma en contra de esta aberrada decisión que es lo más grave que le puede ocurrir a Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 5 de enero de 2023.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum