Cuando la mentira triunfa

septiembre 24, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

¿Se puede hacer política correcta desde la mentira? ¿Cómo se puede predicar algo que se ha practicado haciendo lo contrario? ¿Son potables y aceptables aquellos políticos que han hecho cosas que son adversas al interés nacional y que sin embargo obtienen  por la vía de los inevitables acuerdos, posiciones que deberían estar destinadas a personas correctas? Hay un sinnúmero de interrogantes que asaltan, cuando uno ve que personas que han sido sorprendidas haciendo actos infames contra Honduras en el reciente pasado, se jactan de ser los puritanos de la política.



Cuando escuchamos a dos miembros del partido LIBRE, entre ellos a doña Ricci Ramona Moncada, asumiendo cargos, llenándose la boca con una jactancia espantosa que ofende, diciendo que llegan al CNE y al TJE para evitar que se cometan fraudes electorales, nos retan de inmediato para que les demos un breve refrescamiento de memoria, porque de pronto parece que han entrado en un estado amnésico profundo, que les impide recordar los episodios de fraude que ha protagonizado su Partido LIBRE. Solo para comenzar, Mel Zelaya no tuvo empacho cierta vez, para confesar sin presiones, que él también había salido electo con un porcentaje de fraude. A confesión de parte, relevo de pruebas.

En los procesos eleccionarios internos de LIBRE, a falta de concurrencia de su membresía, los teléfonos se dieron gusto filmando los momentos en que los delegados  de los movimientos internos de LIBRE, al no haber votantes de su partido procedieron a atiborrar las urnas con votos espurios. ¿Y qué decir de la cuarta urna? El fraude electoral anticipado, con urnas repletas de votos ya llenos, con los que LIBRE pretendía engañar a la nación hondureña, por medio de una trampa nunca antes vista, en que una supuesta mayoría de hondureños aceptaba que se convocara a una Constituyente que es el delirio diabólico de la gente de LIBRE.

Si hay un sector político hondureño que ha vivido y sigue viviendo envuelto en la conspiración del fraude es LIBRE, entonces si como dice el refrán, el que las usa se las imagina, sus miembros apenas asumen un cargo público, se quieren dar un baño de salud preconizando que vivirán para combatir la enfermedad que ellos han padecido. Cuando se hace un triunfo de la mentira, quien practica este modelo se degrada ante la sociedad, porque viviendo en la era de la comunicación, nadie por muy despistado que sea desconoce los falsos aspavientos de los mentirosos. Es la sociedad la que está vigilante que los políticos no hagan fraude, somos los ciudadanos los que hemos decidido no permitirles a estos politiqueros que nos engañen y nos hagan fraude.

Ni el señor Reina ni la señora Ricci Ramona tienen autoridad moral para pretender erigirse como adalides contra el fraude, proviniendo de un sector político que pretendió engañar a Honduras con la  fraudulenta cuarta urna, el fraude monumental que por fortuna fue desmontado y demolido en el 2009. Cuando la mentira se practica como negocio, la política es un desastre; querer engañar a la población con una prédica tan falsa como es la posición antifraude que anuncian los delegados de LIBRE en el CNE y el TJE,  es una gran impostura que provoca repugnancia.

Lo recomendable para los delegados de LIBRE y para todos los políticos es que abandonen la práctica de la mentira, porque han terminado creyendo que los electores exigen que se les mienta y eso es una falsedad que se la creen muchos políticos, porque están tan curtidos de mentira que han llegado a creer que hay que mentir por obligación. Pero en el caso de los mencionados delegados de LIBRE en los nuevos organismos electorales, es que da la impresión que llegan a esos cargos con la mentira como una poderosa munición política.

Hay todo un propósito de este partido, como su caballito de batalla es infundir miedo, ahora irrumpen con niveles de un alto paroxismo mediático luciéndose como portaestandartes contra el fraude, mismo que han practicado desde el momento en que quisieron engañar a los hondureños con la farsa de la cuarta urna.

¿Cómo podremos los hondureños acabar con tanta patraña de estas personas que llegan a la política como mentirosos de oficio? Muy sencillo, tomando nota de todas sus mentiras y enfrentándolos sin miedo, igual que lo hicimos desde aquel no muy lejano 2009.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 24 de septiembre de 2019.