Crisanto manda a callar al Yankel Rosenthal

octubre 21, 2017

En un partidazo, el Motagua le dio vuelta al marcador y se puso primero indiscutible

 

San Pedro Sula, Honduras



Los equipos  sampedranos siguen sin encontrar la fórmula para vencer  al Motagua. Marathón corrió con la misma  suerte del España. Primer tiempo superior y el segundo para el olvido.

No hay margen de error. Los verdolagas controlaban el partido pero una entrada desmedida hizo que el árbitro los diezmara y que el juego se le complicara en demasía.

En las acciones, Marathón se adueñó de la situación y comenzó a hacer valer su localía. Motagua hacía muy poco en ataque y la jugada con mayor potencial terminó en una lesión de Eddie Hernández que lo podría dejar fuera del repechaje. Cabeceó dentro del área y colisionó con la nuca del defensor. Cayó inconsciente y luego se reportó que había sufrido una rotura de pómulo. ¿Otro enmascarado? Habrá que esperar, mientras tanto, Walter Martínez ingresó en su lugar.

Los dirigidos por Héctor Vargas insistieron en ataque y terminando el primer tiempo consiguieron un penal. Henry Figueroa tocó el balón con la mano en un centro de Arboleda. El mismo Justin anotó para alagar su racha goleadora y poner a ganar al Monstruo.

En el complemento fue diferente. Motagua maneja mejor el balón en los segundos 45 y el Marathón también atrasó sus líneas buscando el contra golpe.

Al 67 sucedió algo que inclinó el partido. Samuel Córdova no midió su barrida y más lo humedo que estaba el césped por la tormenta que cayó, la jugada se vio aparatosa en contra de Crisanto. Roja directa y Motagua se fue con todo al ataque.

El partido de Crisanto fue fundamental. Al 79 el lateral envió un centro de cirujano para que Rubilio Castillo solo la tocara sutilmente con la cabeza y la pusiera a donde el arquero no pudiese llegar. Faltaban diez minutos y eran los azules los que tenían el momento del partido.

Marathón alcanzaba a llegar al área rival pero sin peligrosidad. Todo lo contrario al revés. Hasta cuatro oportunidades Motagua tuvo para sentenciar el partido pero decidió esperar al minuto 90.

En un tiro de esquina, Wilmer Crisanto contactó con la cabeza y puso el 2 a 1 para el batacazo en el Yankel Rosenthal. El más enano cabeceó y le dio los tres puntos que colocan en la primera posición al Ciclón.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *