COVID-19: “Lo ideal para su propia subsistencia sería transformarse en un virus que casi no nos enferme”

septiembre 3, 2020

El doctor en genética y biología celular español Miguel Pita explica cómo el nuevo coronavirus eventualmente se dará cuenta de que es mejor no matarnos

España

El doctor en genética y biología celular Miguel Pita explica que el coronavirus no es necesariamente un enemigo.



El también profesor investigador de genética de la Universidad Autónoma de Madrid, dice que la entrada del Covid en los seres humanos es «una casualidad, un tropiezo de los muchos que ocurren en la naturaleza».

De hecho, es gracias a un virus y a uno de esos “tropiezos” que los propios mamíferos existimos.

Pero claro, en tiempos de una pandemia sin precedentes en tiempos modernos, que ha devastado economías, sistemas de salud y familias enteras, es difícil pensarlo con este grado de desapego.

La buena noticia es que “los virus tienden a ser más agresivos al principio y menos al final”, no porque sean buenos o inteligentes, sino por pura lógica de supervivencia.

Simplemente se ha producido un milagro químico o una coincidencia, si lo miramos desde el punto de vista de nuestros intereses personales.

Entonces no es un enemigo, es una casualidad, un tropiezo de los muchos que ocurren en la naturaleza. Otros tropiezos maravillosos han llevado a que existamos.

Si lo ves así, no lo puedes ver como un enemigo. Pero claro, ¿cuántas veces al día uno piensa de esa manera? ¿Cuántas veces al día se reconoce a sí mismo como una estructura celular, como reacciones químicas, como una suma de casualidades? No es lo que tú ves. Lo que tú ves es tu nombre, tus apellidos, tu familia y tu trabajo.

Los virus tienden a ser más agresivos al principio y menos al final por un proceso evolutivo. Es otra consecuencia lógica, pero no una norma.

Lo cierto es que nuestra maquinaria de copiar material genético es muy precisa, pero no es perfecta. Por lo tanto introduce errores en el nuestro, pero también en el de los virus.

De hecho, la célula es una empresa coordinada tan estupenda que también tiene un departamento para reparar errores. Asume que los va a cometer, los corrige y aún así algunos se filtran.

Pero el virus no pasa por ese departamento.

Además, su material genético se copia muchas veces. Todo esto hace que la tasa de errores sea muy muy alta. Y esos errores se traducen en cambios, en mutaciones.

Una cosa fascinante que estamos viendo con este coronavirus es el seguimiento que hay de las mutaciones en todo el mundo. Tenemos tantos medios puestos al servicio de estudiarlo y un nivel de conocimiento genético tan alto que las bases de datos están actualizadas al día.

“El coronavirus” en verdad ya son millones de coronavirus distintos, aunque muy parecidos. Todos saben hacer lo mismo, porque de las mutaciones que ya no saben entrar en una célula e infectarnos ni nos enteramos porque han desaparecido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *