Costa Rica y la libertad

diciembre 26, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Me congratulo por ser uno de los pocos hondureños que con frecuencia conversa sobre asuntos de país con don Jorge Bueso Arias. En nuestra última reunión, don Jorge me comento unos datos que recogen las cifras de los países más adelantados del continente americano, entre los cuales Costa Rica figura en el cuarto lugar, solo superada por Uruguay, Chile y Panamá, mientras deja en posiciones inferiores a México, Argentina, Brasil, Perú, Colombia, Paraguay, Ecuador, Republica Dominicana, Jamaica, y muy por encima de Guatemala, Bolivia, El Salvador, Honduras y no digamos de los países que están en peores condiciones que la nuestra: Nicaragua, Haití, Cuba y Venezuela, este último hundido por el chavismo hasta la condición de país miserable.



Con don Jorge Bueso Arias hemos reflexionado sobre lo que ha hecho y sigue haciendo Costa Rica para estar en la cimera posición de ser uno de los cuatro países más aventajados del continente. En el 2007, con el entonces ministro de Educación, Marlon Breve, actual embajador en España, visitamos el Ministerio de Educación de Costa Rica, para conocer de primera mano las estrategias educativas que llevaba a cabo la Secretaría de Educación costarricense. El ministro de Educación de ese país, Leonardo Garnier, nos confesó que los pasos que estaba dando correspondían al seguimiento normal de lo que había hecho su antecesor, con unas ligeras variantes aprobadas para efectivizar las acciones educativas, ganarle tiempo al tiempo y superar con creces las metas, lo que significaba un beneficio para el sistema, para los estudiantes y en general para su país.

De manera que no me extrañaron los resultados que me mostro don Jorge, porque los avances que tiene Costa Rica son el resultado de un sistema educativo ágil y eficaz, modernizado con la implementación de la tecnología y con amplia cobertura, agregando el profundo compromiso con su país que tiene el magisterio de Costa Rica, que es el sector que tiene el enorme mérito de elevar a la nación tica a una honrosa posición cimera. Pero, hay algo más que tiene que ver con el progreso indetenible de Costa Rica: es su sistema democrático y su régimen de libertades, conducidos por una clase política envidiable por respetuosa, que por ningún punto interrumpe la marcha progresiva del país. En Costa Rica han aprendido a resolver sus conflictos en base al cumplimiento de la ley, que es algo que se ha perdido en Honduras.

Costa Rica es el ejemplo a imitar como país que se ha propuesto como objetivo mantener la democracia para garantizarse un estado de libertad, que es lo que le garantiza la prosperidad alcanzada. Hace unos 70 años, un grupo de costarricenses ambiciosos intento apoderarse de la presidencia con el apoyo de los militares, queriendo evitar que Calderón Guardia asumiera la Presidencia de Costa Rica. El ciudadano José Figueres Ferrer se rebeló y combatió a los ambiciosos, evitando el golpe, y cuando los ticos pensaban que Figueres se quedaría en el poder, este, en un gesto cívico y patriótico llamo a Calderón Guardia, para que asumiera la presidencia que había ganado en elecciones. Muchos años después, Figueres Ferrer llegó a la Presidencia de Costa Rica mediante elecciones que ganó por la amplia admiración que le profesaban los ticos.

Desde entonces la democracia se mantiene inalterable en Costa Rica, y la libertad ha florecido y se ha robustecido. Todo esto ha sido un proceso que ha fructificado y que hace de Costa Rica uno de los cuatro países más adelantados del continente, producto de haber tenido élites políticas que no se han propuesto controlar al Estado como una hacienda propia, sino que se han preocupado por promover la libertad, que es la losa en que se sostiene la democracia. Los políticos costarricenses no se esmeran en aplastar la democracia para destruir las libertades, como ha ocurrido en Cuba, Venezuela, Nicaragua y El Salvador.

Costa Rica tiene bien definido su sistema de pesos y contrapesos, que es lo que lo hace un país diferente, en constante progreso. Un partido que gana la Presidencia por lo general no gana el Congreso, mientras que en Honduras algunos líderes políticos sostienen que el que gana la Presidencia por fuerza tiene derecho a controlar el Congreso Nacional, una gran diferencia entre la clase política de Costa Rica y la clase política hondureña.

Honduras vive momentos cruciales por la obsesión de los políticos que nos gobiernan de controlar todos los poderes del Estado; eso dependerá de la oposición que está configurada en el Congreso Nacional por las bancadas de los partidos Liberal, Nacional y PSH. LIBRE viene planeando desde hace años tener el control absoluto de Honduras, y para eso cuenta con la visión distorsionada de algunos líderes de otros partidos que se equivocan al pensar que teniendo LIBRE todos los poderes, se autodestruirá. Un pensamiento equivocado, porque LIBRE está siguiendo los manuales del chavismo, como los ha seguido Ortega en Nicaragua.

Entre todos estos países, contrastemos una de las historias más exitosas del continente, la de Costa Rica, encumbrada en el progreso y la prosperidad, gracias a su proceso democrático ininterrumpido desde hace 70 años, gozando de un sistema donde se respira y se transpira libertad. Los hondureños debemos entender que si aspiramos algún día alcanzar a Costa Rica, o cuando menos empezar a caminar por la misma ruta en que han andado los ticos, debemos empeñarnos en defender nuestro sistema de libertades que aun disfrutamos. Porque emulando a los costarricenses, de mantener la libertad, dependerá que Honduras no colapse como han colapsado Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 26 de diciembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum