Corte Suprema de EE.UU. rechaza demanda de Texas para revocar elecciones

diciembre 11, 2020

 

Estados Unidos



La Corte Suprema de Estados Unidos ha rechazado una demanda respaldada por el presidente Donald Trump para anular la victoria electoral de Joe Biden.

Se pone fin, con esto, a un intento desesperado de que los jueces estatales y federales rechacen los asuntos legales ante el tribunal más alto de la nación.

La resolución de la demanda de Texas ante el Tribunal Supremo contra el resultado de los comicios -la última esperanza del presidente saliente Donald Trump-, mientras el mandatario electo sigue dando forma a su futuro gobierno.

La orden de la Corte fue la segunda rechazada esta semana, donde han desechado las solicitudes republicanas de participar en el resultado de las elecciones de 2020.

Los jueces rechazaron una apelación de los republicanos de Pensilvania el martes.

Los jueces de la máxima instancia judicial del país mantuvieron una reunión telefónica este viernes para estudiar, como suelen hacer, los casos que admitirán a trámite.

No se ha dado a conocer el contenido de ese encuentro, aunque, según apuntaba el diario The New York Times, es muy posible que hablaran de la querella interpuesta por Texas, que pretende dar la vuelta a los resultados de las elecciones presidenciales en cuatro estados claves –Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin-, que dieron la victoria a Biden.

El Supremo puede adoptar una decisión en cualquier momento, y los medios locales no descartan que sea este mismo viernes.

El martes, el fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, solicitó al Supremo que impidiera que Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, todos ellos estados donde venció Biden, refrenden su victoria en el Colegio Electoral, al alegar que sus gobernadores emplearon la pandemia como “pretexto” para cambiar las reglas electorales y permitir un mayor voto por correo, una opción que eligieron millones de estadounidenses.

A esos cuatro estados les corresponden en total 62 votos en el Colegio Electoral, de manera que si el Supremo se posicionara a favor de Paxton el resultado de las elecciones podría cambiar, ya que Trump acumula 232 votos y Biden 306, por encima de la barrera de 270 necesaria para alcanzar la Casa Blanca.

El propio Trump, que no ha reconocido su derrota en los comicios del pasado 3 de noviembre al alegar sin pruebas un supuesto fraude electoral, aportó el miércoles una moción para respaldar el caso de Texas ante el Supremo.

Y este viernes alentó en Twitter al Alto Tribunal a adoptar una resolución que lo beneficie: “¡Si la Corte Suprema muestra gran Sabiduría y Valentía, el Pueblo Estadounidense ganará a lo mejor el caso más importante de la historia, y nuestro Proceso Electoral será respetado de nuevo!”, escribió Trump.

Por su parte, Paxton introdujo hoy otro documento judicial en el caso para responder a una serie de mociones presentadas por los estados demandados, después de que estos calificaran su querella de una “afrenta a la democracia y el imperio de la ley”.

En su texto, el fiscal general de Texas sostuvo que “los argumentos legales de los demandados carecen de mérito”.

“En un esfuerzo por ofuscar la inconstitucionalidad de la derogación de las medidas de integridad electoral en nombre del COVID-19, los estados demandados se han fijado en falsear los hechos declarados en la demanda y argumentar que este Tribunal puede ignorar el lenguaje expresado en estos estatutos. Ninguno de estos enfoques tiene un mérito”, indicó.

El jueves, un total de 106 legisladores republicanos de la Cámara Baja de EE.UU. respaldaron la demanda de Texas presentando un escrito de apoyo legal (una figura conocida como “amicus curiae”) en el caso.

Por contra, una coalición de 23 fiscales generales estatales, liderados por el del Distrito de Columbia, hicieron lo mismo, pero para pedir que el Supremo rechace la demanda.

El martes, el tribunal ya rechazó una querella interpuesta por los aliados del presidente saliente para revertir el triunfo de Biden en Pensilvania.

Pese a todo este drama judicial, Biden continúa profundizando en la transición de poder y ha seguido dando forma a su futuro gobierno, de cara a su investidura el próximo 20 de enero.

En la jornada de hoy, el presidente electo hizo la presentación en sociedad de sus elegidos para ocupar algunos puestos de su futuro Gabinete, entre los que hay veteranos de la Administración de Barack Obama (2009-2017).

Como ha hecho en las últimas semanas, Biden hizo de maestro de ceremonias en un acto en Wilmington, Delaware, donde reside, para presentar a Katherine Tai, como su elegida para ser representante de Comercio; Denis McDonough, como secretario de Asuntos de Veteranos; Tom Vilsack, como titular de Agricultura; Marcia Fudge, para encabezar Vivienda y Desarrollo Urbano; y Susan Rice, como directora del Consejo de Política Doméstica.

En su discurso, el mandatario electo no mencionó la batalla que se libra en los tribunales y optó por hablar del COVID-19 y de sus efectos sobre la economía.

Aparte de sufrir por la pandemia, “hay millones de estadounidenses sin trabajo, sin nómina y sin seguro de salud, incapaces de poner comida suficiente sobre sus mesas, literalmente incapaces de poner comida en sus mesas”.

“Es por esto por lo que el Congreso debe actuar, y actuar ahora en el paquete (de estímulo económico) de la covid”, instó Biden, quien no obstante señaló que ese rescate será “un importante primer paso” pero no el definitivo.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *