Coronavirus en Italia: el pueblo que logró contener la expansión del virus con un experimento único en el mundo

marzo 24, 2020

Un equipo de la Universidad de Padua transformó el pueblo italiano de Vo’ Euganeo, cerca de Venecia, en «un laboratorio experimental» para analizar el comportamiento del coronavirus

Italia

Pocos imaginaron que el pueblo de Vo’Euganeco, famoso por sus vinos, fuera a convertirse en uno de los focos del coronavirus y, por lo tanto, en el escenario de un experimento científico.



A principios de febrero Adriano y Renato, dos vecinos de esta localidad de unos 3,300 habitantes, estaban internados en un hospital de la zona por una pulmonía.

Pese a los síntomas, los médicos descartaron la idea de realizar las pruebas y luego de dos semanas de curas ineficaces, un doctor se saltó las alarmas y aplicó la prueba de Covid-19.

Dieron positivo y fueron tratados de inmediato al Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital de Padua y fueron sometidos al tratamiento previsto para estos casos.

¿Cómo se contagiaron?

Las autoridades averiguaron que ni Adriano ni Renato, de 77 y 83 años respectivamente, habían viajado a China y que tampoco habían entrado en contacto con personas que mostrasen síntomas.

Hasta ese momento, esas eran las causas principales conocidas de transmisión del virus entre humanos.

Lo único que se sabía era que, poco antes de desarrollar su enfermedad, los dos hombres habían pasado muchas horas juntos jugando a las cartas en uno de los bares del pueblo.

Inesperadamente, el 19 de febrero el cuadro clínico de Adriano empeoró y, al cabo de dos días, el 21, el hombre falleció. Fue la primera muerte registrada en Italia por coronavirus.

Esa misma noche el alcalde de Vo’, Giuliano Martini, propietario de una de las dos farmacias del pueblo, declaró la cuarentena.

Experimento innovador

Para descubrirlo, el mismo 23 de febrero los sanitarios instalaron en la escuela del pueblo un centro de análisis para realizar el examen para detectar el contagio de coronavirus a todos los vecinos que lo quisieran.

En los seis días siguientes, prácticamente todos los habitantes se sometieron voluntariamente al test con un kit elaborado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Padua, que dirige el profesor Stefano Merigliano.

“Esto no habría pasado sin el espíritu de colaboración de todos los vecinos“, reconoce orgulloso el alcalde.

Los investigadores detectaron el virus en 89 personas, a las que las autoridades conminaron al aislamiento inmediato en sus casas durante 14 días.

Algo más les llamó la atención: entre el 50 y el 60% de ellos mostraban pocos o ningún síntoma.

“Eso es algo que no había ocurrido en ninguna de las epidemias del último siglo”, le explica a BBC Mundo el profesor Merigliano.

Fue en ese momento cuando Merigliano y Crisanti propusieron al gobernador de Véneto, Luca Zaia, una idea: transformar Vo’ Euganeo en “un laboratorio experimental único en el mundo”.

Con el visto bueno de las autoridades regionales, el 6 de marzo -12 días después de los primeros exámenes y mientras en Italia el número de contagiados llegaba hasta los 4,636 (con 197 víctimas fatales)- un equipo de la Universidad de Padua volvía a controlar a todos los habitantes de Vo’ Euganeo.

Los nuevos casos que dieron positivo esta vez fueron ocho, de los cuales seis estaban relacionados con los infectados del primer examen. A todos ellos se les impuso el aislamiento.

“Antes había solo estimaciones”, afirma Crisanti, “mientras que nosotros demostramos científicamente dos cuestiones fundamentales: que el periodo de incubación del virus es de dos semanas y que cualquier estrategia de contención de esta pandemia tiene que tener en cuenta el elevado número de positivos asintomáticos“.

Para entender el enfoque del experimento, Crisanti compara el caso de Vo’ Euganeo con el del crucero Diamond Princess, que quedó retenido durante dos semanas en un puerto de Japón cuando se detectó a bordo un caso de coronavirus.

“A bordo había unas 3,000 personas entre pasajeros y tripulación”, comenta Crisanti, “un número parecido al de la población de Vo’ Euganeo. Pero decidieron realizar los exámenes solo a los que iban presentando los síntomas“.

“Después de dos semanas de cuarentena”, concluye Crisanti, “se reportaron unos 542 casos positivos”.