Consulados de EEUU ya niegan visas a turistas embarazadas

enero 27, 2020

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional, EEUU admite cada año 1.1 millones de migrantes y 79% de la migración legal se sustenta en las relaciones familiares.

Estados Unidos

Los consulados de Estados Unidos en todo el mundo aplican desde el viernes las restricciones anunciadas por el Gobierno del presidente Donald Trump en el otorgamiento de visas temporarias a mujeres extranjeras embarazadas, con el propósito de evitar el “turismo de maternidad”.



El Departamento de Estado anunció el jueves que no otorgará visas de turista conocidas como B1 y B2 a mujeres embarazadas que visiten el país “primordialmente por turismo de parto” con el propósito de que sus hijos nazcan en Estados Unidos. En el período fiscal 2018 el Gobierno de EEUU emitió 5.7 millones de visas B1 y B2.

El cambio en las regulaciones para el otorgamiento de visas B1 y B2 “es necesario para fortalecer la seguridad pública, la seguridad nacional y la integridad de nuestro sistema de inmigración”, según un comunicado de la oficina de prensa de la Casa Blanca.

De acuerdo con la Enmienda 14 de la Constitución de Estados Unidos casi todas las personas nacidas en territorio estadounidense tienen derecho a la ciudadanía del país, aun si sus progenitores no son ciudadanos.

A los 21 años de edad, esos hijos e hijas tienen derecho a solicitar la residencia permanente legal de sus familiares, algo que los críticos del sistema califican como “inmigración en cadena”.

“La industria del turismo de parto amenaza recargar valiosos recursos hospitalarios y está plagada de actividad criminal”, sostiene el comunicado.

La ginecóloga Jennifer Conti, integrante de Physicians for Reproductive Health (Médicos por la Salud Reproductiva) calificó las nuevas regulaciones como “racistas y crueles”, y advirtió que podrían negar la visa a mujeres embarazadas que escapan de la violencia doméstica o el abuso sexual.

Conti dijo a EFE que estas afirmaciones del Gobierno acerca de la magnitud del supuesto “turismo de parto” se sustentan en una “escala hipotética que usa una táctica manipuladora para satisfacer a sus votantes, y no se sustenta en datos reales”.