Widget Image

Conozca la enfermedad transmitida a sus hijos por los teléfonos celulares

¿Cuánto tiempo pasan sus hijos enganchados en videojuegos en los teléfonos celulares? ¿O en sus juegos de consola?

REDACCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado recientemente a la adicción a los videojuegos como una enfermedad. Ésta será incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades a partir de 2022.

Esta adicción incluye los juegos apuestas presenciales y online, los videojuegos y otras adicciones que las nuevas tecnologías generan.

Hay juegos de video que comparten mecanismos etiológicos con las adicciones, lo que puede derivar en el juego patológico.

¿Cómo saber si tu hijo es adicto a los videojuegos?

La observación es la clave. En su libro Playstation Nation, Kurt and Olivia Bruner proveen una lista de 8 señales que los padres deben cuidar.

Tu hijo…

  • ¿Juega casi todos los días?
  • ¿Juega por períodos prolongados (más de tres o cuatro horas a la vez)?
  • ¿Juega por la emoción?
  • ¿Se pone inquieto e irritable si no puede jugar?
  • ¿Sacrifica actividades sociales y deportivas para jugar videojuegos?
  • ¿Juega en lugar de hacer la tarea?
  • ¿Intenta en vano limitar el tiempo de juego?
  • ¿Parece estar perdiendo interés en las actividades de la vida real?

En la otra cara de la moneda, hay estudios como los de la Universidad de Yale que han descubierto que los videojuegos pueden mejorar la inteligencia matemática de los niños.

El estudio, dirigido por el profesor de Yale, Bruce Wexler, fue realizado con la colaboración de 583 estudiantes de segundo grado a quienes se les solicitó que durante 20 minutos, 3 veces a la semana, por 4 meses, jugaran el juego de entrenamiento cerebral llamado Activate. Los resultados mostraron que los estudiantes que jugaron el videojuego obtuvieron mejores resultados en las pruebas de lectura y matemáticas que sus compañeros que no lo hicieron.

Esto nos deja claro que, como todo en la vida, el balance aparenta ser lo mejor para nuestros niños, tal como reza la famosa frase: NADA CON EXCESO, TODO CON MEDIDA.