El avión que protegería a Trump en guerra nuclear (VIDEO)

mayo 5, 2017

Una imponente aeronave en funcionamiento desde la década del 70 ha cobrado mayor protagonismo desde la asunción del presidente Trump.

 

Estados Unidos



El avión que protegería a Donald Trump en caso de estallar una guerra nuclear es conocido como «Doomsday».

Es que la escalada de tensiones entre las principales potencias del mundo, con la amenaza latente de un nuevo conflicto armado a punto de estallar, ha puesto nuevamente el foco en el poderío bélico de cada nación para defender su territorio, a sus ciudadanos y, sobre todo, a sus mandatarios en caso de ataques.

Dentro del insuperable arsenal de las Fuerzas Armadas de los EEUU, se destaca el E-4B, conocido como «Doomsday» por la expresión en inglés que se refiere al día del juicio final, un Boeing 747 adaptado para ser la sombra en todo momento y lugar del Air Force One y que tiene entre sus capacidades la posibilidad de operar un comando militar desde el aire en caso de estallar una guerra nuclear.

Conoce el avión que protegería a Trump en guerra nuclear

Existe un total de cuatro aeronaves E-4B que vienen siguiéndoles el rastro a los presidentes de los EEUU desde 1975, sobre todo en viajes intercontinentales.

Mira también: Donald Trump promete más presupuesto militar

El complejo equipamiento a bordo, del que no se conocen grandes detalles por obvias razones de seguridad, permite que el comandante en jefe y los oficiales máximos del Ejército —entre los que se encuentra el secretario de Defensa, James Mattis— puedan continuar ejerciendo sus funciones en caso de una emergencia nacional.

Las vitales aeronaves cuentan con capacidades únicas que no pueden ser duplicadas por ninguna otra aeronave de la Fuerza Aérea que haya hoy en funcionamiento.

Conoce el avión que protegería a Trump en guerra nuclear

Entre sus cualidades especiales, se encuentra la posibilidad de comunicarse con cualquiera donde sea que se encuentre en el mundo aun cuando en tierra todo método de conexión haya sido inhabilitado.

La majestuosa «ave de aluminio» transporta a la mayor tripulación de una nave militar, pudiendo albergar en tres cubiertas a un total de 112 personas entre tripulantes y personal operativo.

Mira también: Donald Trump dispuesto a reunirse con líder norcoreano

Entre las curiosidades de los E-4B, se destaca su instrumentación analógica, algo que a primera vista parecería completamente desactualizado en la era digital, pero que resulta menos vulnerable a posibles ataques electromagnéticos que inhabilitarían los sistemas computarizados.

Conoce el avión que protegería a Trump en guerra nuclear

Otra de las curiosidades de ingeniería que han sido inmortalizadas en la pantalla grande de la mano de filmes como La Suma de Todos los Miedos es la posibilidad del E-4B de repostar combustible en pleno vuelo mediante una entrada en la parte superior del fuselaje, donde se encuentra la característica joroba del Boeing 747, que en las versiones de pasajeros aloja a la sección de Primera Clase.

Mira también: Donald Trump compara mara MS con Al Qaeda y justifica muro

Esto le brinda la posibilidad a la aeronave de permanecer en el aire y completamente operacional por más de 35 horas, aunque llegado el caso, el E-4B fue diseñado para poder volar ininterrumpidamente por una semana completa.

Cuando el Presidente se encuentra en suelo norteamericano, una de las cuatro aeronaves en operación permanece lista para despegar 24 horas al día, los 365 días del año, desde la base Offutt en Nebraska.

Conoce el avión que protegería a Trump en guerra nuclear

En caso de que una emergencia se desate, la demora para entrar en funcionamiento sería prácticamente inexistente.

El E-B4 fue concebido en plena Guerra Fría, en un contexto mundial en el que el estallido de un conflicto nuclear entre los EEUU y la Unión Soviética parecía algo inevitable.

A pesar de que en 2006 corrieron rumores —bajo el mandato del secretario de Defensa Donald Rumsfeld— de que la flota de E-4B sería puesta fuera de servicio para 2009, finalmente sólo una de las naves fue retirada en febrero de 2007.

Para mayo de ese mismo año, el E-B4 retirado fue puesto de nuevo en servicio dada la vital función que cumple, considerado la mejor herramienta para mantener al Presidente a salvo en caso de un ataque nuclear, algo que hoy día resulta invaluable con el enrarecimiento del panorama geopolítico.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *