Conceptualizar no es histeria

marzo 2, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El anuncio de una epidemia en cualquier lado puede crear estados de histeria colectiva, algo que no se puede negar, pero aunque ese fuera el caso, la indiferencia manifiesta con que una nación actúe frente al peligro de una epidemia, es de mayores consecuencias si por recomendación de no volvernos histéricos la gente termina por darle la espalda al avance de un virus que los voceros de la OMS califican de alto peligro. Las sociedades se vuelven muy complejas cuando la gente queda atrapada en el vaivén de opiniones de los sectores profesionales, sucede aun en el campo de la medicina, cuando cada profesional empieza a hacer sus propias recomendaciones, descalificando las que ellos consideran que son exageradas. En este caso, para no ser víctimas del torbellino descalificador que termina por crear confusión, en lo particular y en los medios que dirigimos, acordamos atenernos solo a las recomendaciones de la OMS.



Muchos profesionales médicos sostienen que no hay necesidad de hacer alertas porque la enfermedad no ha llegado a nuestro país, un criterio que tiene su discusión porque la alarma debe darse por medio de las recomendaciones adecuadas que se están transmitiendo y publicando en casi todos los medios de comunicación, como lo dicen las alertas de la OMS, para que las personas estén informadas y sepan lo que debe hacerse en materia preventiva en este caso.

Como lo están previendo las autoridades hondureñas de salud, la aparición del Coronavirus en Centroamérica es cosa de días, quizás de horas, no porque se le está llamando al virus para que haga acto de presencia en estos lados, la presunción está relacionada con el factor multiplicador que se da cuando van apareciendo casos en los países próximos como EEUU y México, donde hay varios contagiados debidamente confirmados. En EEUU se registró la primera víctima mortal, mientras en México son varios los infectados, uno de ellos en el estado de Chiapas, muy próximo a Guatemala. El virus se viene extendiendo en tiempo real, en el caso de Honduras es normal que aparezca, porque en los últimos tiempos ha habido una intensa actividad comercial con China Continental de donde se importan una buena cantidad de productos que vienen empaquetados en cajas de diferente tipo de material. En cualquiera de esas superficies pudo haber entrado el virus en las últimas semanas. El virus se transporta en el aire y en las superficies, como lo han explicado los expertos de la OMS.

Advertirle al público que es lo que procede hacer en materia preventiva es mucho mejor que protegerlo con un silencio que más perjudica que beneficia, todo por no crear histeria. A pesar de que le estamos repitiendo constantemente al público que la OMS recomienda no dar apretones de mano, no dar besos en la mejilla, lavarse las manos con la mayor frecuencia, especialmente después de tocar dinero, tener una servilleta a mano para no toser o estornudar sin protección, la gente no está observando estas precauciones. Igual que se recomienda no usar mascarilla, sino cuando se sufre un contagio.

Si frente a esta desatención popular aumentamos la indiferencia con el argumento de no crear histeria, la gente puede volverse fría y cuando nos resulten los primeros contagios serán muy pocos los que sepan que hacer llegado el momento. Todos debemos tomar las cosas con la calma que permite el momento, la OMS dice que es inevitable la expansión mundial de este peligroso virus, y basados en esa consideración es que se pronuncian las autoridades hondureñas de salud. Prepararnos para cuando llegue el momento no es atizar la histeria, a la población hay que alertarla para que pueda tener control de la situación una vez que se presenten los primeros casos. Las personas deben saber discernir, escuchando, o leyendo las recomendaciones, para saber qué hacer en este instante y cuando llegue a presentarse el primer caso de contagio.

Este momento no debe ser tomado para hacer bromas ni para hacernos los noruegos, el avance del coronavirus está siendo monitoreado por la OMS, que tiene la suficiente experiencia para gestionar la situación. Todo lo contrario es en estos lados, donde hay muy poca o no hay experiencia para enfrentar crisis epidémicas. Entonces, lo mejor es atenerse a las indicaciones de la OMS para evitar discusiones bizantinas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 2 de marzo de 2020.