CONCACAF encara otra tormenta por polémicos arbitrajes

julio 23, 2015

Poco después de caer ante México en las semifinales de la Copa de Oro, víctimas de un polémico penal a los 88 minutos, los jugadores de Panamá posaron para una foto con una enorme pancarta.
La imagen, publicada por redes sociales, tenía un mensaje bastante familiar en meses recientes: «CONCACAF LADRONES. CORRUPTOS».
Si la organización que tiene a dos ex presidentes arrestados por corrupción quería limpiar su imagen, su torneo insignia no le está haciendo ningún favor.
México se vio beneficiado por segundo partido consecutivo de polémicas decisiones arbitrales para meterse en la final del campeonato, en la que enfrentará el domingo a Jamaica, y ni los propios mexicanos quedaron satisfechos con el desenlace del encuentro del miércoles por la noche en Atlanta.
«El primero no es penalti», admitió el técnico de México, Miguel Herrera, en referencia a la mano que pitó el árbitro estadounidense Mark Geiger a los 88 minutos y que permitió al «Tri» empatar 1-1 y enviar el partido al tiempo extra, donde ganó… con otro penal.
«Estoy impresionado. Pensé en retirarme del fútbol. Es impresionante», dijo, por su parte, el entrenador de Panamá, el colombiano Hernán Darío Gómez.
«Estoy en el fútbol desde 1980. Hoy estoy muy triste por el futbol».»Daña al torneo. Pierde la final, pierde mística, pierde belleza la final».
México superó los cuartos de final ante Costa Rica gracias a un penal pitado en el último suspiro de los tiempos extras por una dudosa falta sobre Oribe Peralta.
Ese triunfo 1-0 generó suspicacia de que el organismo rector del fútbol en Norte, Centroamérica y el Caribe se beneficia de tener en las instancias finales a la selección que más público lleva a los estadios, junto con Estados Unidos, que cayó en la otra semifinal ante Jamaica.
Lo que pasó el miércoles ante los canaleros sólo sirvió para avivar esa impresión.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *