Conadeh: Reclutamiento de niños y jóvenes obliga a familias a los desalojos forzados

julio 7, 2018

En su informe el ente estatal revela que el año pasado se recibieron 56 casos, todos ellos relacionados al reclutamiento forzado de menores de edad.

 

 



Tegucigalpa, Honduras.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), reveló en un informe donde muestra la causa del desplazamiento forzado de niños y jóvenes.

El crimen organizado ha encontrado en estos dos grupos el suministro de personal para sus grupos delictivos, tras la pérdida de sus miembros ya sea por muerte y/o por ser atrapados por la Policía.

Esto es una de las muchas modalidades violatorias contra los derechos humanos que estos criminales llevan a cabo en nuestro país.

Lea aquí:  CN sesionará en Lempira proximo Martes y miércoles

Esta es la causa de desplazamiento forzado de personas dentro del país y de familias completas que al verse amenazadas se van en busca del sueño americano.

Los menores son utilizados en las actividades ilícitas que estos realizan, ya que para ellos es más fácil operar con los infantes, pues pasan desapercibidos.

Muchos dejan sus casas y cosas antes que perder sus vidas por las amenazas de estos grupos delictivos.

Pero no solo los menores son atrapados para estar dentro de una organización criminal, los adultos también son reclutados bajo amenazas son obligados a trabajar.

Muchos al negarse a cumplir las órdenes son amenazados con la vida de sus familiares y se ven obligados a aceptar tras las amenazas y los hostigamientos.

Estas personas, sobre todo los niños, son utilizadas por maras o pandillas como escuchas “banderas” que están atentos ante cualquier movimiento extraño en el territorio de la pandilla para avisar a los demás.

O en otros casos los usan como “mulas o distribuidores de drogas”, cobran el mal llamado impuesto de guerra y en los casos más extremos los convierten en sicarios.

Las niñas y mujeres jóvenes son privadas de su libertad para ser usadas generalmente con fines de abuso y explotación sexual, según hace la referencia le informe.

En diferentes partes del país el Conadeh ha recibido 56 casos, a nivel nacional, donde se ha constatado el reclutamiento de los menores y jóvenes.

Nuestro país ha sido una de las primeras naciones de América en reconocer la gravedad de esta problemática social y humanitaria del desplazamiento forzado por la violencia.

Los menores de edad son usados como “banderas”, los hombres como sicarios y las mujeres explotadas sexualmente.

Una de las víctimas relató cómo las maras comenzaron a amenazarla de muerte si no vendía droga para ellos, ante las amenazas la mujer acudió a diferentes instancias del sistema de justicia.

Por más que esta buscó ayuda en las diferentes instituciones que acudió no fue escuchada y vivió días de tensiones y sobre todo preocupación por su vida.

Lea también:  Suman 21 defunciones por influenza H1N1 y por influenza tipo B

Tras días de desesperación buscó ayuda en el Conadeh, para dejar constancia de los hechos y donde notificó que las otras instituciones solo le decían que se cambiara de domicilio para solucionar el problema.

En Honduras el reclutamiento forzado es un delito, considerado una de las modalidades de trata de personas.

En la Ley de Trata de Personas se contempla como reclutamiento de menores “el uso de niños(as) en las actividades del crimen organizado”.

El 64 por ciento de las personas que interpusieron quejas relacionadas al reclutamiento, en su mayoría son menores de 18 años, y estos expusieron los hechos que motivaron el riesgo o desplazamiento.

El informe revela que el 79 por ciento de los reclutamientos son realizados por maras y pandillas.

Datos

De acuerdo al Conadeh los municipios con mayor situación de riesgo o desplazamiento forzado son el Distrito Central y San Pedro Sula, que representan el 73 por ciento de los casos.

Estos seguidos de El Progreso, Choloma y Choluteca, representan el 20 por ciento, y municipios como La Ceiba, Pimienta, San Lorenzo y Santa Bárbara representan el 7 por ciento.

El informe revela que el 79 por ciento de los reclutamientos son realizados por maras y pandillas, el 14 por ciento por desconocidos y el 7 por ciento se dividen entre bandas criminales y narcotraficantes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *