El CONADEH y el principio de autoridad

julio 17, 2017

Asombra que muchas personas, que tienen porqué saberlo, tanto por su formación académica como por su experiencia política y administrativa, se expresen de manera desafortunada sobre el conflicto que mantiene semiparalizada a la UNAH, por la persistencia de pequeños grupos de imponerse a las autoridades universitarias. Lo que está en juego en la UNAH es el sagrado principio de autoridad, que no autoritarismo, como tendenciosamente pretenden distorsionarlo estos estimados elementos de nuestra sociedad.

El principio de autoridad lo establece el Derecho Romano por el jurisconsulto romano Ulpiano de dar a cada quien lo suyo, respetando el derecho de los demás. Hay dos nociones fundamentales en toda sociedad organizada, una de ellas es el poder de la autoridad y las facultades que tiene esta para evitar la anarquía. Significa que las personas revestidas de autoridad tienen el deber de aplicar las leyes para guardar el orden. Este aspecto era conocido desde tiempos de los romanos como el imperativo de la autoridad. Ya los romanos expresaban “nullus major defectus quam defectus potestatis” que significa: no existe mayor defecto que la falta de autoridad.



El tratadista y jurisconsulto Arrazola sostiene que la autoridad constituye todo el orden social y moral, es el alma y condición sine quanón de uno y otro, es decir, de lo social y lo moral, porque sin el principio de autoridad no existiría la sociedad ni el orden, pues ni este ni aquella se conciben sin un poder legítimo que ordene, con fuerza coercitiva, contra la desobediencia.

Entonces, todos cuantos se han estado expresando, forzando un diálogo entre los grupos encapuchados y las autoridades, desconociendo lo valioso y fundamental que es el principio de autoridad, por ignorancia quien sabe, por malicia y mezquindad puede ser, le están haciendo el más flaco de los favores a la UNAH y al país, porque han tomado partido por la fuerza y la ilegalidad.

Quién más sorprende, por su torrente de ingenuidad, es el Comisionado de los Derechos Humanos, que de manera incoherente ha puesto al CONADEH en contra de la aplicación de la ley y el principio de autoridad. El mismo comisionado Herrera Cáceres no hace mucho que fue increpado incorrectamente por una subalterna que se le declaró desobediente y por lo cual el comisionado Herrera Cáceres procedió a destituirla en base a la ley. En cambio, hoy, el comisionado predica al revés porque, lo que para él fue justo y bueno para defenderse, la defensa que hacen las autoridades universitarias del principio de autoridad es injusto y malo. Es decir, el comisionado Herrera Cáceres demuestra tener un rasero especial para aplicar el derecho, dicho sea de paso fuimos el único medio que salió en su defensa cuando fue increpado por su subalterna, y al hacerlo no lo hicimos por razones de amistad, lo hicimos por defender el principio de legalidad.

Permitir que se vulnere el principio de autoridad en la UNAH es algo así como la autorización expresa para que su majestad el tumulto y el reinado del desorden, se instalen a partir de ahora en la ciudad universitaria de la UNAH. El jurista Arrazola sostuvo que la resistencia a la autoridad, cuando esta se ampara en la Ley, es la usurpación de la autoridad, en otras palabras, el desacato de los desobedientes consigue a través del desorden convertir a la autoridad en “desautoridad”. Y esto es la consagración de la anarquía, que es lo que está a punto de apoderarse de la principal universidad hondureña.

Afortunadamente, las actuales autoridades universitarias están demostrando tener el temple de buenos funcionarios y el carácter de ciudadanos responsables, para no abandonar los cargos que es lo que se proponen conseguir los grupos encapuchados. Y en este objetivo, con una aureola de ingenuidad que asombra, el comisionado Herrera Cáceres, que hace poco fue víctima de una irreverencia por parte de una subordinada suya, hace gala de comparsa con los que quieren instaurar a la UNAH en la anarquía pura.

En cambio, las autoridades universitarias rectoradas por la licenciada Julieta Castellanos, defienden a la UNAH con el repertorio legal más concreto que es la aplicación de las leyes de la UNAH y las leyes del país. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 17 de julio de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *