Con muerte cerebral niña hondureña que intentó suicidarse en EEUU

julio 19, 2019

La historia de Heydi es muy parecida a la de miles de familias centroamericanas que en los últimos años han llegado a los Estados Unidos con el fin de solicitar asilo.

Estados Unidos

Heydi Gámez García, una hondureña de 13 años de edad que tuvo que migrar a Estados Unidos, no soportó el alejamiento de su padre  que fue detenido por las autoridades de migración al intentar entrar de manera ilegal al país, decidió atentar contra su vida y  hoy ha sido declarada con muerte cerebral, según informó un periódico estadounidense.



La menor esta hospitalizada en el centro médico infantil de Cohen en New Hyde Park, Nueva York, Estados Unidos, hasta donde ha llegado su padre, quien se encontraba recluido ya dio la orden para que el equipo médico retire el sistema de soporte vital a su hija, el fatal desenlace se podría conocer en las próximas horas.

Para el padre de Heydi era a su tercer intento en cuatro años para llegar a Estados Unidos y reunirse con su única hija, que vivía con sus hermanas en Nueva York. Pero los días se convirtieron en semanas y los familiares dicen que cuando pasó más de un mes sin que lo liberaran, la niña empezó a perder sus esperanzas.

Alrededor de las 10:30 de una noche reciente, Heydi se encerró en una habitación y dijo que quería estar sola. Una hora y media después, su tía Zoila abrió la puerta para ofrecerle un bocadillo. Pensó que tal vez unas galletas y leche la alegrarían.

Pero la cama con sábanas azules y violetas estaba vacía. Zoila se asomó por la ventana y después vio hacia el clóset en el otro extremo de la habitación: ahí estaba Heydi, colgada del cable de un cargador de teléfono.

Estaba inconsciente, al borde de la muerte. No había dejado una nota, nada que explicara por qué había intentado acabar con su vida. “Era tan inteligente que no tiene sentido que tomara una decisión como esta, una decisión tan alejada de su carácter”, dijo Jéssica Gámez, de 32 años, la tía con la que vivía Heydi en la localidad de Brentwood que está en Long Island. “Pensé que estaría más segura aquí conmigo que en Honduras”.

La historia de Heydi es muy parecida a la de miles de familias centroamericanas que en los últimos años han llegado a los Estados Unidos con el fin de solicitar asilo para escapar de la tumultuosa realidad de sus países, y con la esperanza de que los desafíos de construir una nueva vida en un país ajeno no sean mayores que los que han dejado atrás.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *