Cómo se propaga el coronavirus en interiores

julio 29, 2020

Los expertos encontraron que los aerosoles expulsados por una persona infectada por el virus contaminan superficies cercanas o, si hay proximidad física, pueden ser inhalados por otras personas.

Redacción

Ante el regreso de algunas actividades bajo techo durante la pandemia de COVID-19, es fundamental saber cómo se propaga el coronavirus en interiores para disminuir el riesgo de infección en lugares de trabajo, escuelas, tiendas, teatros, cines y otros espacios cerrados.



Por ello, investigadores de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Minnesota han realizado ensayos para emular cómo los aerosoles exhalados por personas con COVID-19 asintomáticas, podrían contagiar a otras personas al toser, estornudar, resoplar o hablar.

Los expertos encontraron que los aerosoles expulsados por una persona infectada por el virus contaminan superficies cercanas o, si hay proximidad física, pueden ser inhalados por otras personas. Mediante modelos experimentales precisos, los investigadores midieron el flujo del virus a través del aire liberado por ocho personas asintomáticas con COVID-19, en un ascensor, un aula y un supermercado.

Mucho depende de la ventilación del espacio. Si el lugar está bien ventilado, una parte del virus se filtra, pero la mayor parte de partículas se adhiere a las superficies. Por ejemplo, luego de ejecutar una simulación de un maestro asintomático hablando constantemente durante 50 minutos, descubrieron que sólo el 10 por ciento de los aerosoles se filtró, mientras el resto se adhirió a las paredes. Los aerosoles del virus expulsados por el maestro asintomático, disminuyeron cuando éste fue colocado cerca de una ventilación de aire.

Lea aquí: Supercontagiadores asintómaticos del covid-19, la mayor amenaza en sitios cerrados

En un ascensor, el espacio no cuenta con ventilación natural, pero las emisiones del virus fueron bajas debido a la corta duración del trayecto y a que no existió una conversación continua. En el caso del supermercado, se simuló la visita de un comprador asintomático de 30 minutos que realizó 10 paradas en diferentes puntos del lugar que recorrió en zig-zag.

La disposición de las ventilaciones puede propagar los aerosoles en todo el establecimiento, pero los focos rojos se localizan en los estantes y en los puntos cercanos a las ventilaciones. El riesgo de una mayor concentración del virus aumenta en el supermercado debido al movimiento del individuo asintomático, a una fracción de aerosoles que quedan atrapados en la circulación del aire y a la gran cantidad de superficies donde se puede adherir el virus.

A partir de estas simulaciones, los especialistas señalan que la combinación correcta de ventilación con una buena organización interior que respete el distanciamiento social puede mitigar la transmisión del SARS-CoV-2 en espacios cerrados, además de estructurar rutinas de desinfección con atención particular en los puntos donde el virus puede concentrarse.

Los investigadores trabajan también con la Orquesta de Minnesota para medir las concentraciones y el flujo de aerosoles exhalados mientras tocan sus instrumentos en el espacio del Orchestra Hall, a fin de minimizar riesgos cuando regresen al escenario.