Estados Unidos: jornada de protestas «Un día sin inmigrantes» 

febrero 16, 2017

Diversas entidades de varias ciudades de Estados Unidos convocaron a los inmigrantes a no presentarse a trabajar ni asistir a la escuela este jueves, y a que tampoco realicen compras, para hacer sentir la importancia y valor de sus contribuciones al país.

Las protestas conocidas como «Un día sin inmigrantes» tienen la meta de mostrar cuán importantes son los inmigrantes para el estilo de vida y la economía estadounidense. Estas ocurren en respuesta a las medidas tomadas por el gobierno del presidente Donald Trump en cuestión migratoria.



El mandatario republicano ha prometido aumentar las deportaciones de inmigrantes que viven en el país de manera ilegal, construir un muro en la frontera con México y restringir el ingreso a Estados Unidos de inmigrantes de ciertos países con población mayormente musulmana. Trump ha reiterado que el desempleo en norteamerica se debe a la inmigración.

Te puede interesar: Trump: Redadas son parte de mis promesas de campaña

Se está planificando realizar «Un día sin inmigrantes» en ciudades como Filadelfia, Washington, Boston y Austin.

El Museo Davis, en el Wellesley College de Massachusetts, indicó que removería o cubriría todas las obras hechas o entregadas por inmigrantes hasta el 21 de febrero.

Mientras tanto, los organizadores en Filadelfia esperan que cientos de trabajadores y sus familiares acaten el llamado, asegurando que las protestas también demostrarán el efecto potencial de las redadas de inmigrantes que ha habido en la ciudad.

«Nuestra meta es resaltar la necesidad de que Filadelfia amplíe las políticas que detienen la criminalización de comunidades de color», dijo Erika Almirón, directora ejecutiva de «Juntos», una organización sin fines de lucro que trabaja con inmigrantes hispanos. «¿Qué pasaría si las redadas masivas se concretaran? ¿Cuál sería la apariencia de la ciudad?»

Te puede interesar: Redadas contra los «sin papeles» deja cientos de detenidos

Almirón agregó que, si bien no ha habido un repunte de redadas migratorias en la ciudad, los residentes están preocupados por esa posibilidad.

Por su parte, el alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, es uno de los gobernantes de varias ciudades del país que han prometido mantener el estatus de «santuario» y se han rehusado a ayudar a las autoridades federales con las deportaciones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *