CNA: Invest-H y Copeco adquirieron mascarillas que no cuentan con certificación

julio 6, 2020

El Consejo Nacional Anticorrupción presentó la séptima parte del informe «Corrupción en tiempos de Covid»

Tegucigalpa, Honduras

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentó una nueva parte del informe Corrupción en tiempos de Covid en la que se acusa a Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) y a la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), de adquirir 800 mil mascarillas que no cuentan con certificación de ser protectoras del Covid-19.



La investigación señala que Copeco ha adquirido, durante la pandemia, 335,000 mascarillas KN95 de tres proveedores distintos; análogamente, recibió, en carácter de donación de la República de China-Taiwán, un lote de 40,000 mascarillas N95. Mientras tanto, Invest-H ha recibido tres lotes, el último y objeto de esta investigación fue de 469,000 mascarillas o respiradores KN-95.

El CNA indica que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha emitido una serie de alertas mundiales para advertir sobre la existencia de mascarillas o respiradores N95 que no habían sido certificadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

«En la República Popular de China se utiliza la normativa GB 2626-2006 para certificar las mascarillas KN95 que tienen un nivel de protección similar a los respiradores N95. Esta normativa es la que se observa en los embalajes de algunas de las mascarillas adquiridas por Copeco e Invest-H; sin embargo, al traducir los textos encontrados en los empaques secundarios, se encuentra que algunos fabricantes no recomiendan estas mascarillas para el uso médico; y las que cuentan con el nombre comercial Leader, se advierte que por ellas pueden pasar algunas bacterias», dicta el informe el documento.

Además, en el empaque de algunas de las mascarillas que adquirió Copeco no tiene nombre comercial y tampoco teléfonos para localizar la empresa.

Por otra parte algunos de los empaques de dichas mascarillas especifican que estas ayudan a filtrar polen, moho y partículas de polvo que pueden entrar durante actividades externas tales como: jardinería, tala de madera, rastrillaje y cortado de césped, pero en ninguna de las inscripciones se recomienda el uso médico.

En otras, al traducir la información del empaque, informan que se lee lo siguiente: «Este producto no debe de ser vendido como máscara quirúrgica, ya que la capa de en medio está hecha de material derretible, incapaz de filtrar correctamente algunas partículas no aceitosas como bacterias y polvo».

Por lo tanto, La corrupción en tiempos del COVID-19 enumera los hallazgos y conclusiones de estas adquisiciones, que aseguran han puesto en riesgo la salud de las personas que se encuentran en la línea de combate de la pandemia.