CNA interpone fuerte denuncia identificando delitos de abuso de autoridad y fraude en el caso de hospitales móviles

agosto 3, 2020

Se logró documentar y establecer que: las autoridades gubernamentales encargadas para la adquisición violentaron la Ley de Contratación del Estado.

Tegucigalpa, Honduras

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó hoy una denuncia con un fuerte respaldo probatorio, ante la Fiscalía de turno del Ministerio Público por los supuestos delitos de abuso de autoridad y fraude, cometidos por el exdirector ejecutivo de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H), en relación al proceso de adquisición de siete hospitales de aislamiento móviles y sus respectivas plantas de tratamiento de desechos.



Se logró documentar y establecer que: las autoridades gubernamentales encargadas para la adquisición violentaron la Ley de Contratación del Estado; se registró demora de entrega por más de dos meses en los primeros centros de atención; existió duplicidad de facturas y no existe evidencia del contrato entre las partes, además de otras irregularidades.

A partir de la veeduría realizada de la cual se ordenó desde el Estado excluir al CNA, se formalizaron los hechos que presumen delitos contra la administración pública, mismos que abarcan al representante legal de la empresa Elmed Medical Systems Inc., quien recibió más de 800 millones de lempiras por el jugoso negocio de la intermediación, incumpliendo, además, lo estipulado en el manifiesto entregado por el barco a inexistencia de un contrato- pues proporcionó los dos primero cargamentos, que en vez de ser los hospitales móviles resultaron ser salas de triajes.

Es preciso establecer en la relación de hechos, que Invest-H el pasado 18 de marzo, pagó más de 392.7 millones de lempiras para adquirir dos hospitales móviles con capacidad de 91 camas; mientras que el 2 de abril desembolsó más de 779.5 millones por un hospital móvil con capacidad de 91 camas, cuatro hospitales con capacidad de 51 camas y siete plantas de tratamiento de desechos hospitalarios, para una remuneración del 100%, “de buena fe” que supera los 1,100 millones de lempiras, cuando el precio real de todo ese equipamiento es de apenas L 369.1 millones.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *