Científico revela cuáles son «el mejor amigo» y «el peor enemigo» del coronavirus

abril 24, 2020

El científico agregó que las posibilidades de contraer el coronavirus a una distancia de varios metros son muy limitadas, y que el uso de máscaras protectoras las reducen aún más. 

Rusia



Vsévolod Beloúsov, jefe del Laboratorio de Tecnologías Moleculares del Instituto de Química Bioorgánica de la Academia de Ciencias de Rusia, explicó cuál es el factor clave en la transmisión del coronavirus.

«A menudo la gente pregunta si se transmite el virus a través de objetos, manijas de puertas, botones de elevadores. La respuesta no es tan obvia. Todo depende de la humedad de estos objetos y del aire», escribió el biólogo en su página de Facebook.

Dijo asimismo que «la posibilidad de infectarse con la superficie de objetos secos es muy limitada, ya que esa no es la ruta principal de transmisión». No obstante, esto no nos libra de la necesidad de lavarnos bien las manos.

Según sus palabras, el enemigo principal del virus es el jabón o cualquier otro detergente, que matan su bicapa lipídica al instante. Al mismo tiempo, el principal amigo del virus es la humedad.

«El virus no puede vivir en un ambiente que no sea húmedo. El secado lo mata tan eficazmente como un detergente o alcohol. Es por eso que la transmisión del virus se produce por gotas en el aire. No son partículas del virus las que vuelan en el aire, sino gotas microscópicas, cada una de las cuales contiene cientos y miles de partículas virales», señaló.

«Cuanto más húmedo es el aire, mayor es la posibilidad de infección. Cualquier flujo de aire, por ejemplo durante la ventilación, secará las gotas y matará al virus», explica el especialista, aunque advierte que el aire muy seco tampoco es bueno para el tracto respiratorio.

El científico agregó que las posibilidades de contraer el coronavirus a una distancia de varios metros son muy limitadas, y que el uso de máscaras protectoras las reducen aún más. «La probabilidad de infección a una distancia de un metro es muy alta, pero las máscaras la reducirán en un factor de diez», concluyó Beloúsov.