Widget Image
Honduras se mantiene la alerta roja para este domingo lluvias continuarán

El ciclo climático en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Honduras tiene dos grandes adversidades que como país nos hace enfrentar sendas situaciones climáticas, una de ellas es que estamos en la ruta de los huracanes que cada vez son más impetuosos y agresivos como fuerzas naturales, y la otra es que, como nación subdesarrollada resultamos víctimas del tantas veces mencionado cambio climático, que afecta por lo general a todos los países, pero más a países como el nuestro, donde el impacto negativo que proviene por las emisiones de gas que proceden de los países altamente industrializados, no solo afecta la economía sino la vida de las personas.

En el ciclo de huracanes, estando en la ruta de estos fenómenos, los expertos dicen que cada diez y veinte años estos eventos meteorológicos se repiten casi en la misma fecha, por lo que, para los hondureños es menester obligatorio establecer un patrón de prevenciones en las fechas comprendidas de octubre a noviembre, para evitar pérdidas de vidas humanas y de ser posible pérdidas materiales que afectan las principales infraestructuras como son las carreteras y los puentes.

Los hondureños vivimos en 1998, hace veinte años, los efectos del huracán Mitch, el más destructivo que nos ha azotado en todos los tiempos, causante de daños graves a la economía y de pérdidas de vidas humanas. Como los países industrializados están lanzando cada vez al espacio mayores emisiones de gas de efecto invernadero, los eventos climáticos aumentarán y serán más peligrosos, porque al subir la temperatura en la superficie del planeta, el patrón climático será cada vez más variable, habrá más huracanes y tifones, por lo tanto el peligro también aumentará en los países más pobres donde está la población más vulnerable.

Lo sufrimos en Honduras en esta temporada. Por ahora el período lluvioso que está en su etapa medular, nos depara durante los meses de octubre y noviembre varias tormentas tropicales anunciadas con anticipación por el Centro de Huracanes de Miami, organismo que tiene toda la capacidad científica para observar el cosmos y descifrar la cantidad de eventos meteorológicos que podrían desarrollarse, partiendo de los desiertos saharianos de África, para internarse en el Atlántico y enfilarse en el Caribe, a las islas y demás países de la zona. La historia de los huracanes se origina en los vientos que se forman  en el desierto del Sahara, donde hay temperaturas incendiarias, que al entrar al Océano Atlántico se convierten en ondas o tormentas tropicales. Que se transformen en depresiones o huracanes depende de las temperaturas que encuentren a su paso sobre el Atlántico, donde entre más caliente esté el clima, mayor intensidad alcanzan los fenómenos.

Para nosotros los huracanes son inevitables, porque estando nuestro país en la ruta trazada científicamente por el Centro de Huracanes de Miami, lo que procede es que el gobierno y las instituciones educativas superiores, organicen cuanto antes un observatorio especializado en analizar y establecer los patrones de prevención que a partir de hoy deben ser parte de la vida rutinaria de los hondureños. Un patrón similar al que rige la vida de los mexicanos para los temblores y terremotos, donde hay obligación de aprender y poner en práctica las medidas de precaución para sobrevivir a un fenómeno natural.

Por el momento, los países industrializados no tienen una respuesta global a las consecuencias del cambio climático;las altas emisiones de gas continúan, y lo más preocupante es que los mandatarios de esos países menosprecian las consecuencias del cambio climático. Donald Trump niega con un desdén olímpico la existencia del cambio climático, y para rehuir las responsabilidades de su país, ha reiterado que el cambio climático no existe y que es un invento de los chinos y de los rusos. Por supuesto que no solo EEUU afecta el clima, quizás en mayor medida lo hace China Continental, que en su crecimiento industrial usa mecanismos de producción todavía muy primitivos que lanzan una exageración de gases al espacio. Igual que lo hace Rusia, Inglaterra y demás países industrializados.

Todos estos países industrializados han firmado acuerdos para limitar el aumento de la temperatura global, pero lo cierto es que son acuerdos que se quedan en el papel, porque en la realidad, cada vez que crecen sus aparatos industriales les resulta imposible amortiguar el efecto de los gases que al final van al espacio a distorsionar el clima y a volver más demoledor el cambio climático.

Por lo pronto, lo que podrían hacer estos países industrializados es establecer programas de ayuda a los países que somos víctimas de sus grandes avances industriales, que son el factor que alimenta la transformación del clima, volviendo la benevolencia de este en una amenaza a la vida de las personas a través de los fenómenos que son producto del cambio climático como los huracanes.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 8 de octubre de 2018.