Chikunguya amenaza Honduras

julio 8, 2014

Las autoridades sanitarias de Honduras estudian tres casos sospechosos importados de la fiebre chikunguya, una enfermedad parecida al dengue que ya deja 21 muertos en Latinoamérica.
Las muestras de los tres casos probables, todos de personas que viajaron a República Dominicana, fueron enviadas al Centro de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) ubicado en Atlanta, EE.UU., y se prevé que los resultados estén listos en diez días, dijo a periodistas la ministra de Salud, Yolani Batres.
«Todavía no están confirmados, pero lo importante es estar vigilantes y doblar esfuerzos para eliminar los criaderos» de larvas del Aedes Albopictus y Aegypti, que transmiten el chikunguña, indicó la funcionaria.
Batres no precisó el nombre ni las condiciones de salud de las tres personas probablemente infectadas por el virus, cuyos casos se registran en el centro y sur del país centroamericano, y que serían los primeros presentados hasta la fecha en Honduras.
La Organización Mundial de la Salud (OPS) reportó la semana pasada 302,081 casos sospechosos de chikunguya en los países de Latinoamérica y el Caribe, 21 defunciones y 4,756 casos confirmados.

¿QUE ES EL CHIKUNGUYA?



Es un virus transmitido por artrópodos, del género alfavirus, que se transmite a las personas mediante la picadura de los mosquitos portadores Aedes tanto el Aedes aegypti como el Aedes albopictus

El virus se transmite de manera similar a la fiebre del dengue y causa una enfermedad con una fase febril aguda que dura de dos a cinco días, seguido de un período de dolores en las articulaciones de las extremidades; este dolor puede persistir durante años en algunos casos.

Los primeros síntomas se parecen a una crisis de paludismo o dengue aunque la fiebre de chikungunya no tiene nada que ver con estas enfermedades. La enfermedad empieza con una fuerte fiebre, a veces superior a los 40 °C, que dura 3 días. A esta fiebre le sigue un eritema y durante 5 días, agujetas muy dolorosas en las articulaciones. Estos dolores articulares pueden permanecer o reaparecer hasta varios meses después de la primera crisis.

Debe sospecharse por el cuadro clínico antes mostrado, y el contexto epidemiológico de cada paciente que presente la sintomatología anteriormente descrita así como otros factores desencadenantes del virus, como contacto con infectados, viajes a zonas que hayan declarado la epidemia, viajes a zonas endémicas, el contacto directo con contagiados, hemotransfusiones, entre otros. El diagnóstico certero se debe hacer por hemoaglutinación indirecta o con una prueba ELISA.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *