Chachalaqueo político

julio 11, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Vea usted a cinco políticos de las diferentes extirpes partidarias participando en cualquier programa o foro televisivo o radial, y tienen saliva para hablar hasta por los codos. Por supuesto que la clase política es importante para sostener la plataforma democrática. Pero es decepcionante oír a los políticos abundar en forma repetitiva sobre las mismas cosas, por lo general son expertos en las discusiones estériles y esto no es bueno para la democracia, porque la gente se cansa de escuchar a los políticos y se decepciona cuando comprueba su vaciedad. No se atreven a abordar los temas importantes para el país, porque la incapacidad los obnubila para no estar al día de los asuntos que interesan para el bienestar de los hondureños y para la marcha del país.



Casi seguro que ni siquiera se han dado cuenta del artículo aparecido en El País de España, del representante del BID, Eduardo Marques Almeida, y mucho más seguros estamos, que no han leído el mensaje del director general de la FAO, José Graziano Da Silva, sobre que el desarrollo rural es el antídoto más eficaz contra la integración forzada en Centroamérica. El director de la FAO sostiene que “más que intentar evitar la migración, debemos concentrar las inversiones en el desarrollo rural, para que la gente pueda quedarse en sus pueblos y no sea obligada a migrar como el nuevo recurso desesperado para sobrevivir”.

Graziano Da Silva afirma en su artículo publicado en varios periódicos centroamericanos, hasta ahora en ningún diario de Honduras, que “las masivas migraciones de gente desesperada que se ha visto últimamente, son una consecuencia directa de la falta de oportunidades económicas en los territorios rurales y por consecuencia de la inseguridad alimentaria, las crisis climáticas y de la erosión del tejido social”.

“Se requiere inversión pública y privada y la acción directa de las comunidades locales, para que las personas no tengan que dejar sus lugares de origen, se necesita crear oportunidades de negocio y de empleo, especialmente para los jóvenes en el sector rural. Según Graziano Da Silva, la FAO propone a los gobiernos centroamericanos una estrategia basada en revitalizar los territorios rurales y lograr que la migración sea una opción como último recurso. El objetivo es promover la seguridad alimentaria y el desarrollo rural, y generar alternativas concretas a la migración. En otras palabras hay que promover el desarrollo local de los territorios rezagados”.

Esta apreciación del director de la FAO concuerda con las apreciaciones que resumimos ayer, del director de BID para Honduras, Eduardo Marques Almeida, y el economista del BID, Jordi Prat. Todos ellos muy coherentes en el sentido de orientar los pasos que deben dar las autoridades hondureñas, y que merecen ser tomadas en cuenta en cualquier debate, pero que los políticos prefieren ignorarlos, porque lo suyo es el chachalaqueo y la verborrea política. Ponga usted cinco políticos en un debate o en un foro televisivo, y hablan hasta por los codos, pero sin abordar los asuntos que son de interés para el pueblo hondureño.

Quisiéramos escuchar de nuestros políticos que en consonancia con estas personalidades de los organismos internacionales, para potenciar a Honduras hay que comenzar con el desarrollo rural modernizando los sistemas de riego en el país. Hay que presionar al gobierno hondureño a que exija a la secretaría de agricultura a crear espacios para almacenar las aguas lluvias, que es algo que ya se está haciendo pero de manera insignificante, y el territorio nacional es extenso y tiene donde establecer más depósitos de agua para la agricultura. Esto forma parte de un plan de activación de suficientes sistemas de riego para aprovechar las aguas lluvias para que los cultivos no sean afectados por las sequías.

En este momento se ha perdido un gran porcentaje de las cosechas de las siembras de primera, porque no han recibido el agua necesaria por la extensión de la canícula. El gobierno hondureño lanzó esta semana el Programa de Desarrollo Agrícola que busca reducir los niveles de pobreza en el campo. Este paso ya es una respuesta inicial al planteamiento de la FAO, con una inversión apreciable en el orden de cien millones de lempiras. El asunto está en que este plan de gobierno se limita al otorgamiento de crédito y no todas las instituciones del sistema financiero tienen contemplado el crédito agrícola, porque no confían en el retorno de los préstamos al sector agricultor.

Entonces, como dice el director de la FAO, requiere de toda una estrategia que conlleve a la revitalización de los sectores rurales. Y de esto no hablan los políticos que van a los foros televisivos, porque esto implica estar informado de los asuntos que interesan a la población. En cambio van a hablar hasta por los codos de política vernácula, porque es lo más sencillo. Y como les encanta a los políticos ir a chachalaquear a la televisión y a la radio.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 11 de julio de 2019.