Centralista fue violada brutalmente antes de morir

agosto 21, 2017

La joven fue hallada en el sector conocido como Las Areneras, sobre el anillo periférico en Comayagüela, el pasado 23 de junio en horas de la noche.

 

Tegugigalpa, Honduras



Por fin se podría hacer justicia por la muerte de la joven Rebeca Abigail Torres Castro (15), estudiante del tercer curso de ciclo común del Instituto Central Vicente Cáceres (ICVC), y quien fue violada y luego asesinada por cinco simpatizantes de la Mara Salvatrucha (MS-13). El hecho ocurrió a eso de las 8:00 de la noche, del pasado 21 de junio, aunque para los familiares el dolor de haber perdido a un ser querido no puede ser borrado con nada.

La última vez que fue escuchada aún con vida, fue a las 4:00 de la tarde, cuando contestó la llamada de su padre y le manifestó que ya iba caminando para la casa; después de ese momento fue privada de su libertad, de acuerdo al reporte investigativo al que tuvo acceso LA TRIBUNA.

SALVAJE ATAQUE

Según las investigaciones por parte de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), así como las pruebas científicas practicadas al cadáver de la menor, por la Dirección General de Medicina Forense (DGMF), esta fue ultrajada salvajemente en horas de la tarde noche, por los mareros, a quienes no les bastó con violarla sino que la obligaron a practicarle sexo oral a cada uno, para luego asesinarla.

Tras ultimarla, fueron a lanzar el cadáver de Torres Castro, que fue encontrado entre la maleza dos días después de su desaparición, a eso de las 8:00 de la noche del pasado 23 de junio, en el sector de “Las Areneras”. Su cuaderno fue dejado sobre su cuerpo y portaba el uniforme del Instituto Central.

La joven fue hallada en el sector conocido como Las Areneras, sobre el anillo periférico en Comayagüela, el pasado 23 de junio en horas de la noche.

Violada antes de morir

El Ministerio Público (MP), a través de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV), junto con la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), acusan del crimen a José Bernardo Fiallos Flores (19), alias “Verruga o Bernardo”; Marcos Daniel Gómez Hernández (18), alias “El Chino”; Júnior Isaac Carranza Gutiérrez (18) y a los menores conocidos con los alias de “Chele Palomero” y “El Diablo”, ambos con 17 años de edad.

Mira aquí: “Chele palomero“ buscado por muerte de centralista Rebeca Torres

A todos se les imputan los delitos de asesinato, privación injusta de la libertad y violación.

Se supo que son residentes en la colonia Centroamérica de la capital y miembros activos de la clica “Los Catrachos Locos” de la MS-13, que delinquen en las colonias Tres de Mayo, 21 de Febrero, Centroamérica Oeste y alrededores.

El pasado 30 de junio de este año fue detenido alias “Chele Palomero”, de 17 años de edad. El Juzgado de la Niñez, durante la audiencia de vinculación al proceso, le dictó medida de detención cautelar por los delitos de asesinato, privación injusta de la libertad y violación, delito que fue ampliado tras la captura del joven.

Entre la noche del viernes y parte del sábado, capturaron a cuatro de los cinco mareros.

SON ESTUDIANTES

Se constató que el “Chele Palomero” había sido detenido anteriormente en fecha 6 agosto del 2013, por la infracción penal de escándalo en vía pública y el 14 de febrero del 2016 por la infracción penal de tentativa de homicidio y portación ilegal de arma.

Asimismo, la DPI, constató que alias “Verruga” fue detenido el 22 de mayo por escándalo en vía pública y otro de los que participó en la muerte de la joven, conocido con el alias “El Diablo”, se verificó que en fecha 27 de julio del año 2016 fue requerido por la infracción penal de robo.

Violada antes de morir

Las investigaciones indican que los cinco involucrados son estudiantes de diferentes instituciones educativas públicas del sector de Comayagüela.

Mientras tanto, la aprehensión de Gómez Hernández, Carranza Gutiérrez, alias “El Diablo” y el otro conocido como “Verruga”, se realizó en atención a una orden de captura emitida el pasado 18 de agosto, por el Juzgado con Jurisdicción Nacional en Materia Penal, por suponerlos responsables del delito de privación injusta de la libertad, violación especial y asesinato en perjuicio de Velásquez Torres.

Te interesa: Verdugos permitieron hacer una llamada a joven del Central

En cuanto a la relación de hechos que detalla el informe investigativo, se describe que el pasado 21 de junio la colegiala salió a eso de las 6:30 de la mañana, con rumbo al Instituto Central Vicente Cáceres (ICVC). Luego abandonó la institución a eso de las 9:30 de la mañana, porque estaba en semana de charlas y retornó a las 12:00 del mediodía al instituto. Su padre, al ver que no llegaba su hija, la llamó a su celular a las 3:00 de la tarde, pero en ese momento le contestó otra persona diciéndole que ese teléfono no era de Rebeca.

A las 4:00 de la tarde, la llamó nuevamente y le contestó que iba caminando y que ya iba a llegar a su casa, pero nunca llegó.

Al siguiente día, el papá se presentó al colegio Central a eso de las 7:00 de la mañana, a notificar que su hija no llegó a su vivienda, en ese momento se dio cuenta que Rebeca Abigail Torres Castro salió con otras compañeras el día anterior y que desconocidos la habían privado de su libertad y subido a un vehículo.

La DPI desglosa en su informe que el pasado 23 de junio, aproximadamente a las 8:00 de la noche, en la colonia Altos de la Fuente, frente al sector conocido como Las Areneras, contiguo al anillo periférico, se realizó el levantamiento cadavérico del cuerpo de la joven, en estado putrefacto y con un tanatocronodiagnóstico de dos a tres días, siendo la causa de muerte traumatismo craneoencefálico.

Al día siguiente de su desaparición, el padre de la joven llegó al Instituto Central Vicente Cáceres para reportar que la menor no llegó a casa.

RAPTADA DE UN BUS

El resto del documento al que tuvo acceso LA TRIBUNA reveló que Rebeca Torres fue invitada a una fiesta, en compañía de otros compañeros, en la colonia Altos de la Centroamérica Oeste, por lo que tomaron bus con ruta hacia esa zona. A la altura del sector conocido como “Los Tres Postes”, se subieron cuatro personas quienes amenazándolas con arma de fuego les dijeron que se bajaran y que hicieran como que vivían en la colonia, que tomaran un taxi disimuladamente hasta la Escuela Las Américas, ubicada en la colonia antes mencionada.

Puestas en ese lugar, a la occisa, junto con dos amigas, las subieron a un automóvil que las trasladó al lugar de la fiesta; las bajaron y las metieron a una casa en donde los sujetos habían tapado con bolsas negras las ventanas y cerraron la puerta.

En ese momento, la “jovencita”, a punta de amenazas, fue llevada a otra casa en estado de abandono, donde la abusaron sexualmente, tal como arrojó el dictamen preliminar de la autopsia médico legal, que establece que se detectó semen en la vagina, boca y recto, entre otros fluidos biológicos.

Posteriormente de la violación, a eso de las 8:00 de la noche, le dieron muerte dejando el cuerpo tirado a inmediaciones del anillo periférico, en el sector de Las Areneras, en el botadero de cadáveres de la MS-13.

Es así que de acuerdo a la prueba científica y a lo que “cantó” “Chele Palomero” y testigos, se constató que alias “El Diablo”, en compañía de “El Chino”, “Bernardo o Verruga”, “Chele Palomero” y Júnior Isaac Carranza Gutiérrez, son los responsables de participar en la privación de libertad, violación y muerte de la menor.

PREMEDITACIÓN

“El Diablo” la vigiló al salir del colegio

Según las investigaciones, alias “El Diablo” actuó con alevosía y premeditación conocida, ya que se emplearon medios, modos y formas para asegurar su objetivo, sin ningún tipo de defensa que pudiera ejercer la colegiala, porque la menor fue víctima ante cinco hombres armados y también hubo planificación previa a los hechos, pues efectuaron vigilancia a fin de garantizar que la muchacha saliera de la institución donde estudiaba a diario, privándola de su libertad bajo intimidación y amenazas. Tomado de La Tribuna

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *