Catedráticos de UNAH acosan sexualmente a decenas de estudiantes

febrero 5, 2018

“Siempre que yo llegaba a la clase, se acercaba y me decía que con gusto se casaba conmigo, y me preguntaba dónde vivía para ir a dejarme en el carro”, describió una estudiante

 

Tegucigalpa, Honduras



El acoso sexual por parte de catedráticos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en contra de alumnas, es un secreto s voces de hace décadas dentro del alma máter.

Dentro de la ciudad universitaria se ha instalado una oficina especial para que los estudiantes denuncien el acoso.

Además, se han organizado campañas a través de diferentes medios para luchar contra el flagelo.

A pesar de lo anterior, el problema persiste dentro de las aulas universitarias, por lo que las autoridades exhortan  a los estudiantes afectados que denuncien sin miedo.

Diario La Tribuna publicó este lunes un reportaje al respecto en donde cuenta la historia de una estudiante que sufrió de hostigamiento sexual por parte de una maestro de la UNAH.

El artículo completo:

Gisela es estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), tiene la meta de graduarse como ingeniera, pero abandonó la carrera de sus sueños por culpa de un profesor “enamorado”. En el 2017, unas 31 jovencitas universitarias denunciaron ser hostigadas sexualmente por sus catedráticos. Sin embargo, Gisela fue una de las que prefirió callar.

“Siempre que yo llegaba a la clase, se acercaba y me decía que con gusto se casaba conmigo, y me preguntaba dónde vivía para ir a dejarme en el carro”, describió la estudiante. Agregó que los piropos e insinuaciones la incomodaron tanto que le fue perdiendo interés a la clase, porque se trataba de un catedrático desagradable.

Recordó que algunas amigas notaban el interés que el docente tenía en ella y le preguntaban si sostenía algún tipo de relación con él, “pero yo les decía que no y tampoco les comentaba nada porque mi único deseo era pasar la clase, además, yo tenía mi novio y a él sí le comenté para que no pensara mal de mí”.

La universitaria le dio gracias a Dios cuando finalizó ese período académico para no tener contacto con esa persona. Luego reflexionó; llevaría dos clases más con ese mismo maestro y no estaba dispuesta a soportarlo más.

Fue así que decidió cambiarse de carrera, al considerar que no contaba con pruebas físicas para demostrar que el maestro la acosaba.

Investigaciones

En la UNAH, el año pasado se registraron 31 casos de denuncias por hostigamiento sexual en los diferentes centros regionales del país, la mayoría en contra de mujeres.

Esta situación normalmente la origina una persona con cierto grado de poder sobre su víctima y que de cierta manera sabe que podrá tener algún control, aprovechando las circunstancias o la debilidad psicológica de la víctima.

La mayoría de muchachas acuden a las Oficinas del Comisionado Universitario, para pedir orientación, y según la gravedad del caso, presentar una denuncia. En esta dependencia se sigue un procedimiento y se ponen en marcha las investigaciones.

Las suspensiones y sanciones se aplicarán al victimario dependiendo de la gravedad en que haya incurrido la falta. Esta puede ser desde un llamado de atención hasta un despido sin ningún derecho.

La Comisionada Universitaria, Claudia Bustillo, dijo que “el año pasado documentamos 31 casos de los que la gran mayoría son mujeres y de estos fueron 5 los que se tramitaron oficialmente como acoso sexual, cuatro de mujeres y un hombre”.

El Comisionado Universitario se encarga de hacer las investigaciones correspondientes para poder remitir los casos a la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal (SEDP), donde también se reciben denuncias y se aplican las sanciones.

Hasta esta oficina llega el expediente que es emitido en el comisionado, donde se hacen las investigaciones respectivas y se envía a la SEDP con algunas sugerencias de las medidas que se deben de tomar.

Unidad especializada

Bustillo agregó que “el proceso investigativo de hostigamiento sexual se hace aquí y ningún otro ente en la Universidad lo puede investigar y existe una unidad especializada de investigación, y cuando es fuerte, se manda a la SEDP”.

“Pero también existen las falsas denuncias y nosotros les explicamos a las personas cuando vienen por una orientación y después pasan a la denuncia, y entre más fuerte es el caso, es más fácil de demostrarlo”, manifestó.

El proceso investigativo es especializado y llevado a cabo en esta unidad, y en instancias mayores los expedientes pasan al Ministerio Público (MP), donde depende de la víctima que el proceso continúe o se detenga. A este delito legalmente se le conoce como hostigamiento sexual.

Ahora, el Comisionado busca dar charlas, tanto a docentes como alumnos sobre este tema, para que conozcan y se empoderen del mismo para prevenirlo, y sobre todo, para poder defenderse en caso de ser necesario.

En la UNAH hay un reglamento especial para prevenir el hostigamiento sexual y este cuenta con medidas específicas que determinan qué procede en cada caso. “Con un caso que se detecte, ya se está dando un mensaje que aquí no se permite eso”.

Las denuncias son interpuestas por alumnas que son “acorraladas” por sus maestros, que con el inicio de una amistad, establecen una relación que se convierte en un “dolor de cabeza” para ellas.

Si bien, los maestros se valen de chantajes y acosos, también las estudiantes en algunos casos se obsesionan y llegan a “enamorarse” de sus maestros, por lo que en algunos casos ambos establecen una relación que termina en matrimonio.

En caso de que se establezca una relación alumna-maestro y ambos estén de acuerdo, y la joven sea mayor de edad, no existe una pena legal.

Pero cuando estas relaciones se dan por la fuerza y con menores de edad, sean hombres o mujeres, el comisionado universitario debe proceder y actuar de la forma en que la ley lo exige.

“Esto pasa en las aulas de clases y no solo los maestros son los que provocan esta situación, hay compañeras que buscan la forma de metérseles por los ojos al licenciado y después dicen que él la acosaba y lo dicen porque no les pasó la clase”, comentó un alumno en el famoso paseo “Hollywood”.

La titular de la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal (SEDP), Jacinta Ruiz, dijo que “cuando los estudiantes o los empleados hacen una denuncia de este tipo en el comisionado universitario o la hacen directamente acá, procedemos a actuar e investigar el caso”.

“Pero hay situaciones en las que el comisionado investiga, remiten acá el expediente y aquí se aplican las sanciones, según lo que implica la ley, y dependiendo de la gravedad, se resuelven internamente o se envían al Ministerio Público (MP)”, manifestó Ruiz.

En el MP se reciben las denuncias por delitos sexuales en contra de las mujeres, como actos de lujuria, estupro, hostigamiento sexual, tentativa de violación, violación especial, incesto, entre otros.

El año pasado se recibieron a nivel nacional 1,689 denuncias de los diferentes ámbitos, laboral, estudiantil y otros. Pero por hostigamiento se reportaron 120 denuncias en las fiscalías en distintos puntos del país.

El departamento donde más se reportaron denuncias por este delito es Francisco Morazán, con 65 casos, seguido de Cortés, donde se registraron 13.

Entre alumnos se sabe el maestro puede ser un peligro o que estudiantes se pueden convertir en hostigadores para los docentes, y algunos prefieren callar por miedo o por no saber qué hacer.

“Algunos profesores se le insinúan a uno, o le hablan con doble sentido, de manera vulgar, para que uno les haga caso o llamar la atención, y cuando algunas compañeras lo permiten, las tratan de vos y con mucha confianza”, explicó una alumna que ha sido testigo de algunos comportamientos inadecuados de maestros.

¿Cómo comienza el acoso?

De las bromas al placer sexual…

Todo puede iniciar con bromas, sonrisas, alguna invitación a comer o a tomar un café, y con ciertas declaraciones a través de las redes sociales, que terminan siendo un medio de prueba para demostrar el acoso.

Cuando tanto maestros como alumnos buscan establecer este tipo de relaciones es porque hay un juego de intereses en ambas partes, algo que puede ser una satisfacción sexual para el docente y la aprobación de alguna clase u otro tipo de beneficios la estudiante.

En algunos casos son las estudiantes quienes abren esa puerta para que sus maestros puedan acceder a estas relaciones, ya que algunos suelen usar frases como: “yo paso esta clase al costo que sea”…

En otros casos, los profesores se aprovechan de la timidez de sus alumnos, y estos, por miedo no denuncian, pero algunas estudiantes muestran estar dispuestas a lo que sea en su afán por aprobar alguna clase.

En los distintos centros regionales se han atendido desde el 2013 hasta la fecha 146 consultas, de las que 35 se convirtieron en denuncias oficializadas y admitidas con las pruebas correspondientes.

Así se manifiesta el delito

**Insinuaciones o bromas sexuales desagradables

**Solicitud de favores sexuales

**Manifestaciones o conductas físicas verbales y gestos de índole sexual

**Acercamiento sexual simple o agravado

**Represalias laborales, académicas, por rechazo a un acoso sexual

**Comentarios sexuales sobre la vestimenta o el cuerpo de una persona

**Ejercer presión para que se acepte una invitación o cita con fines sexuales

**Escritos o dibujos subjetivos con contenido sexual

**Contacto físico como rozar, manosear, besar y arrinconar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *