Cardenal hondureño dice que tiene «nueva vida» tras superar el covid-19

abril 2, 2021

El cardenal hondureño pidió a la población seguir «orando por sus sacerdotes.

Tegucigalpa, Honduras

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez dijo que tiene «una nueva vida» luego de recuperarse del coronavirus y pidió no abandonar a los enfermos y al personal sanitario, durante la homilía de la Misa Crismal del Jueves Santo que celebró en la Basílica menor de Suyapa.



“Estoy celebrando una nueva vida en la pascua, ciertamente lo puedo decir desde el fondo de mi alma, tengo una nueva vida”, indicó Rodríguez, quien estuvo hospitalizado varios días por la covid-19.

El cardenal celebró este jueves una misa que rememora el día de la institución del sacerdocio y por ello su homilía, como en anteriores Jueves Santos, estuvo dedicada también a los consejos para los sacerdotes.

«Qué hermoso es reconocer con un corazón agradecido la vocación sacerdotal como el regalo más grande que Dios nos ha hecho», subrayó el religioso, también arzobispo de Tegucigalpa.

Rodríguez recomendó la bendición de hoy «a los enfermos que serán ungidos y también a todo el personal de salud» que está en primera línea de la pandemia, que ha dejado más de 189.000 contagios y 4.605 muertos, según cifras oficiales.

«No los abandonemos pensando que se ha superado ya la emergencia, recomendamos en nuestra oración a todos aquellos que los atienden espiritualmente, los capellanes de hospitales, los agentes pastorales, los ministros extraordinarios de la comunión», añadió.

Dijo, además, que para él hoy es «una ocasión especial para agradecer a la clínica, a los doctores, personal de enfermería y a todo este pueblo de Dios que me ha apoyado con sus oraciones, he sentido esa fuerza que me tiene con vida” luego de recuperarse de la enfermedad.

CREATIVIDAD DE LA IGLESIA

En la celebración de la homilía, «hemos pedido para todos los que participamos de su consagración sacerdotal dar testimonio de su amor redentor; esto significa que todos los que se encuentren con nosotros descubran que hay una persona que vive en nosotros y nos impulsa a ser lo que somos, el Señor Jesús», agregó.

Agradeció «una vez más de corazón y de forma pública, el gran trabajo pastoral de los sacerdotes, su dedicación, su sacrificio, cariño y celo pastoral, aunque sabemos que la iglesia está en manos de Dios, también es cierto que sin nuestra mediación humilde y sencilla, desaparecería la vida misma de las comunidades».

«En este año y medio de pandemia que ha cambiado radicalmente nuestra actividad pastoral y la misma celebración de la Semana Santa, gracias por su creatividad, gracias por todos los esfuerzos para llegar a la iglesia doméstica», enfatizó el cardenal.

Agregó que la «realidad en que vivimos nos exige una nueva creatividad y presencias virtuales, salir en los medios a buscar a los alejados y a los indiferentes, y no pensar que podemos esperarlos o despedirlos ya en la puerta del templo, pero sin desanimarnos».

El cardenal hondureño pidió a la población seguir «orando por sus sacerdotes y por este servidor de ustedes, les ruego que en este día tan especial en el que conmemoramos la institución del sacerdocio y del sacramento de la eucaristía, tengan una palabra de gratitud para con estos hermanos suyos que cada día les regalan el pan de la palabra y el pan de vida que tanto necesitamos”. EFE

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *