Canadá estima hasta 44 mil muertes por COVID-19

abril 9, 2020

 

Canadá



Las autoridades canadienses estiman que hasta 44 mil personas pueden morir por el COVID-19 en los próximos meses, aunque si las medidas de confinamiento y restricción del movimiento se relajan la cifra podría ser muy superior, según datos dados a conocer este jueves.

Las previsiones divulgadas hoy por las autoridades sanitarias canadienses indican que entre 4 mil 400 y 44 mil canadienses morirán en los próximos meses por COVID-19 y que entre el 1 y el 10 por ciento de la población del país resultará infectada.

Si el 10 por ciento de la población canadiense se contagia con el coronavirus, las muertes se situarán en 44 mil personas en los próximos meses.

Pero si el porcentaje de la población aumenta, por el incumplimiento de medidas como el confinamiento, el distanciamiento social o la reducción de las pruebas de detección entre la población, la cifra de infectados y muertos se dispararía.

Con el 50 por ciento de la población infectada de COVID-19, Canadá sufriría 220 mil muertes. Con el 80 por ciento de la gente contagiada las muertes serían 352 mil , la misma cifra de canadienses que mueren cada año.

Tras la publicación de la cifras, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló durante una rueda de prensa que las previsiones señalan que el país puede sufrir varios brotes epidémicos de COVID-19 y que la enfermedad reaparecerá el próximo otoño.

“El mejor resultado posible no es fácil para ninguno de nosotros”, declaró Trudeau para añadir que “probablemente habrá brotes epidémicos más pequeños durante varios meses. Esta va a ser la nueva normalidad hasta que se desarrolle una vacuna”, agregó.

“Desgraciadamente, vamos a seguir perdiendo vidas en todo el país durante las próximas semanas”, advirtió Trudeau.

El pico de la epidemia no se producirá hasta finales de la primavera o el inicio del verano.

A fecha de hoy, Canadá registra 20 mil 690 casos, mil 412 más que este miércoles, y 503 muertes.

La directora médica de Canadá, la doctora Theresa Tam, señaló que la gravedad de los números obliga a intentar que las muertes se sitúen en el mejor escenario.