Campaña electoral en pandemia

septiembre 6, 2021

Nery Alexis Gaitán

No estamos en contra de la campaña electoral. Al contrario, se debe realizar porque es el mecanismo mediante el cual, los aspirantes a cargos de elección popular dan a conocer sus propuestas al electorado. Y es que las elecciones son el requerimiento fundamental para que funcione nuestro sistema democrático, el cual debemos defender por sobre todas las cosas.



Esta campaña se está realizando en un momento muy difícil para todos los hondureños. Hemos sufrido dos tormentas tropicales y la pandemia no nos da tregua, continúa ocasionando muertes y afectando en gran medida la economía nacional.

Por lo tanto, se espera que los aspirantes, aunque sea por esta vez, en primer lugar tengan discursos conciliadores, de unidad y fortalecimiento de la familia hondureña; y, en segundo lugar, que sean capaces de presentar propuestas que contengan soluciones a los diferentes problemas que estamos enfrentando.

Es lo menos que se les puede exigir ya que todos dicen que desean el bienestar y el desarrollo de Honduras. Si en verdad son patriotas sinceros, que lo demuestren con una campaña de altura, donde el amor por todo lo nuestro sea la razón de sus acciones.

Pero el político hondureño parece que nunca va a entender que los intereses del país deben estar por encima de los intereses partidarios o de grupo. La amarga historia nuestra sólo nos habla de políticos desvalorados, que llegan a los cargos públicos sólo a enriquecerse ellos y sus allegados, sin importarles cómo viven los demás, especialmente los pobres, que son la mayoría en nuestra tierra.

Estamos cansados sólo de oír promesas que nunca cumplen; y los pobres siguen siendo pobres y los ricos se vuelven cada vez más ricos. Y los políticos nunca hacen la diferencia, nunca accionan a favor de que se mejore la calidad de vida del hondureño de a pie.

Indigna ver que el comportamiento de estos políticos no cambia. Como ejemplo, citaremos el zafarrancho que ocasionaron en el sorteo por las posiciones en la boleta electoral. Más que políticos que desean dirigir los destinos del país, parecían malvivientes de la peor calaña peleándose un botín.

Y sorprende que políticos jóvenes, representantes de nóveles instituciones políticas, hasta el momento lo único que han demostrado es que tienen desde ya, todos los vicios de los políticos tradicionales, a los cuales critican. ¡Manifiesta hipocresía!

Y los que están en la oposición, repiten como loros un discurso antigubernamental, pero no presentan propuestas de cambio. La realidad es que el pueblo ha perdido la confianza en estos políticos que sólo ofrecen más de lo mismo: mentiras y corrupción.

En estos momentos difíciles para los pobres, se espera que los políticos rectifiquen su erróneo proceder y desplieguen acciones a favor de los más desposeídos. Seamos positivos y esperemos lo mejor.

Para empezar deben abogar por las medidas de bioseguridad. Deben evitar multitudinarias concentraciones, y llamar a la población a la cordura y que no siga siendo irresponsable y que tome las medidas necesarias para que se pueda contener el mortal virus.

Ojalá y veamos una campaña de altura, donde se desplieguen valores cívicos, donde la prioridad sea el desarrollo del país y el bienestar de todos los hondureños.

Deseamos escuchar discursos sinceros, de calidad, que reflejan un alto análisis de nuestra realidad política, económica y social. Asimismo, donde se planteen soluciones a corto, mediano y largo plazo para erradicar los males que sufrimos desde siempre. Y, sobre todo, que se hagan realidad y no sólo sean palabras que el viento se lleva.
Esa es la forma de construir la patria que todos anhelamos. Y en este año en que celebramos los 200 años de nuestra vida republicana, es propicio que le sirva a los políticos para que reflexionen lo que han hecho bien y mal, en la construcción de un mejor país para todos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *