Cacao hondureño: fino y muy apetecido en el mundo (VIDEO)

septiembre 26, 2017

El cacao ha dejado de ser una actividad artesanal, posicionándose como un cultivo no tradicional con mucho potencial: Honduras exporta al año unas 1,200 toneladas métricas, un negocio que dejó en divisas unos 3,8 millones de dólares en 2016.

Tegucigalpa, Honduras

Quien iba a decir que un cultivo milenario, muy apreciado por nuestros antepasados precolombinos, como alimento y como moneda de cambio, tomaría en estos tiempos un enorme valor gracias a los exigentes paladares de Europa y Estados Unidos.



El cacao, esa semilla que da origen al exquisito cargo de conciencia llamado chocolate, nos ha puesto en el mapa por la alta calidad cosechada en las montañas de 5 departamentos hondureños.

El cacao ha dejado de ser una actividad artesanal, posicionándose como un cultivo no tradicional con mucho potencial. Y es que Honduras exporta al año unas 1,200 toneladas métricas, gracias al compromiso de casi una treintena de fincas productoras de la variedad “fino de aroma”, utilizado en la elaboración de chocolates “gourmet”, un negocio que dejó en divisas unos 3,8 millones de dólares en 2016. Sin embargo, estas cifras son mínimas, en comparación a los grandes productores del grano, algunos en África y otros en Sudamérica.

A pesar de que la actividad apenas tomó fuerza con el cambio de siglo, y de que somos el segundo mayor exportador de Centroamérica, y que en 2015 se logró un quinto lugar en el concurso del Salón del Chocolate en París Francia, la amenaza regional se cierne sobre el cacao hondureño.

Tanto Nicaragua como El Salvador han seguido los pasos hondureños, adoptando la variedad gourmet para competir en las exigentes mercados suizo y norteamericano. Mientras tanto, Costa Rica, el mayor exportador del área, ha logrado alternar sus cultivos de café con las plantaciones de cacao.

Por lo tanto, el reto de nuestros productores es cada vez mayor. No solamente es cantidad, sino calidad. Y ahora se suma un elemento más: también se busca cosechar, por solicitud de los compradores, una variedad que sea 100% orgánico, el estándar más alto, en consonancia con esa agricultura sostenible que debe cuidar del planeta.

A pesar de los pesares, al cacao le espera larga vida, que si bien cuidado, puede convertirse en el nuevo grano de oro alternativo al café, el cual vive días de precio de oro, un dulce momento muy a tener en cuenta.