Buscan anular el periodismo

mayo 25, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En la década de los 70, durante los gobiernos militares, un cabezón que asesoraba a aquellos gobernantes les aconsejo que era conveniente dorarles la píldora a los periodistas, mediante una lisonja que endulzaba el oído, especialmente de los reporteros, a quienes consideraban los elementos clave en los medios de comunicación, por ser los que andaban en busca de la noticia y en la cobertura de los eventos para transmitirlos en las emisoras y publicarlas en los periódicos. La radio y la prensa eran los medios poderosos de aquellos años, y a ellos se dirigió una campaña que buscaba taladrar la cabeza de los periodistas haciéndonos creer que éramos el cuarto poder. Esa creencia no cuajo porque los directores de medios entendimos el juego de los funcionarios, a los que les devolvimos la pelota respondiéndoles que ni los medios ni los periodistas estábamos investidos de alguna autoridad y que nuestra labor se limitaba a informar sobre los distintos acontecimientos y a emitir opiniones sobre los hechos que tenían incidencia en la vida del país y los ciudadanos.



Aquella era una forma de edulcorar la vanidad de los periodistas, usando un estilo diplomático, mientras que hoy, desde ciertas esferas del gobierno se habla de crear una disposición para regular las noticias falsas, un eufemismo agresivo que en buen castellano no es más que establecer un mecanismo de censura, puesto que si el gobierno llegara a atribuirse el papel de juez o regulador, es seguro que toda noticia que difundan los medios, que aclare a desmienta las versiones oficiales alejadas de la verdad, seria tildada de noticia falsa.

El diseño de este tipo de regulaciones lleva un trasfondo atentatorio contra la libertad de expresión, así comenzó el régimen anti-libertad de expresión en Cuba, lo repitió Hugo Chávez y lo prosiguió Nicolás Maduro en Venezuela y lo copio a la perfección Daniel Ortega en Nicaragua. Cuando un gobierno establece medidas restrictivas a las noticias, aduciendo que se hace para evitar que se propalen falsedades, lo que se busca en realidad es controlar a los medios informativos y a los periodistas, y mediante la intimidación, que los periodistas y los medios no publiquen noticias que no le convienen al gobierno.

En la administración de Pepe Lobo, se intentó ponerle bozal a los medios y a los periodistas hondureños, pero una reacción inmediata de toda la prensa hondureña hizo desistir a aquel gobierno de tomar esa medida. Hoy, desde una oficina de comunicación del gobierno de Xiomara Castro, recientemente se lanzó la iniciativa que por el momento pareciera estar en el limbo, pero que al ser expresada significa que la idea restrictiva está en camino, y que tarde o temprano la veremos plasmada en el Congreso Nacional o directamente impresa en el diario oficial.

Esta iniciativa manejada desde el sector socialista radical del gobierno de LIBRE es paradigmática, porque para este sector es inaceptable y carente de ética toda noticia que remueva hechos donde dirigentes o militantes de LIBRE y funcionarios de gobierno hayan resultado implicados en actos reñidos con la ley. La elección de la actual directiva del Congreso Nacional, ilegal desde cualquier punto de vista, hace que todos los actos y decisiones del Congreso Nacional sean cuestionables, con el riesgo de que si una comisión auspiciada por la ONU, se propusiera de verdad combatir la corrupción y la impunidad, tendría como primera tarea revisar la forma ilegal en que fue electa la actual directiva del Congreso Nacional. Casi estamos seguros que, los sectores de sociedad civil y todas las fuerzas vivas del país, demandaran de la CICIH que comience su tarea de combatir la corrupción y la impunidad revisando el procedimiento ilegal con que se eligió a la actual directiva del Congreso Nacional.

La explicación pueril de que la actual junta directiva del Congreso Nacional ha sido validada en la medida que sus actos han sido aceptados en los demás estamentos del país, es inaceptable, es como decir que si a un delincuente no se le aplica la ley por los primeros delitos cometidos, estos y los demás que llegara a cometer serán de plena aceptación por la ley y la sociedad. Si llegara a concretarse la iniciativa de crear una plataforma legal para penalizar las noticias falsas, este tipo de comentarios que hacemos con sentido crítico caerán en el plano de faltar a la verdad, porque la tendencia oficial será desvanecer hasta la simple crítica constructiva que no comulgue con las alabanzas hacia las disposiciones y medidas del sector oficial que no contribuyan al beneficio de la colectividad nacional.

El gobierno de dona Xiomara Castro debe evitar caer en un escenario donde toda noticia que se brinde o comentario que se haga con sentido crítico, sean considerados atentatorios contra la estabilidad del gobierno. Debe evitarlo porque los gobiernos que son alérgicos a la crítica son los gobiernos totalitarios, que rechazan la capacidad mediática de generar influencia para preservar la libertad. Cuando un gobierno busca maniatar con regulaciones a la prensa, y en vez de permitirles acceso a los periodistas para confirmar situaciones dudosas los restringe, es porque no quiere someterse a la evaluación o a la crítica. Ponemos los casos del saqueo del Seguro Social y la estafa de los hospitales móviles a través de INVEST-H, donde los periodistas y los medios llegaron hasta el fondo de las irregularidades y abusos cometidos, contribuyendo que los operadores de justicia hicieran su trabajo, identificando a los responsables de dos hechos degradantes, donde se evidencio la vileza humana y los niveles de podredumbre en ambos organismos.

En los dos casos el periodismo hondureño demostró ser un garante esencial de las libertades, asumiendo un papel auditor en defensa del interés público de los hondureños. Igual que lo hemos hecho en anteriores situaciones irregulares parecidas, donde políticos y funcionarios hicieron escarnio del interés público, manoseando a su antojo los dineros del erario nacional para financiar proyectos políticos.

Por eso reiteramos, cuando desde una oficina del gobierno un funcionario ha lanzado la iniciativa de regular las noticias falsas, lo que se busca es un adormecimiento de la prensa nacional con la apariencia de combatir las falsedades, pero que no engaña a nadie, porque en el fondo lo que persigue esa regulación es anular al periodismo independiente.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 25 de mayo de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum