Bukele, entre la magia y los retos de la realidad

junio 18, 2019

Honduras

El recién estrenado Presidente de El Salvador, según un escritor de El País de España, es una suerte de mago de la política. Tiene una capacidad de distraer a su pueblo para que, mire en dirección contraria, mientras los problemas siguen allí. El uso del teléfono celular para dar órdenes y la inmediata respuesta de sus subordinados diciendo “que sí, inmediatamente señor Presidente”, es algo inédito. Incluso, el que los militares de la Brigada de San Miguel, hayan obedecido sus órdenes, borrando del cerco perimetral el nombre de Domingo Monterrosa, – calificado represor y que muriera víctima de una bomba preparada por los guerrilleros en el recién pasado conflicto civil salvadoreño — ha impactado en la opinión pública, porque los miembros del FMNL que hasta hace muy poco eran gobierno, aunque aparentemente lo querían,  jamás se atrevieron a tanto. En cambio,  Bukele lo ha ordenado vía Twitter; y, los militares, pintura en mano, le han obedecido sin chistar, inmediatamente. Cosa más grande, amigos.



Esto es lo mágico. Su habilidad para atraer sobre sí, la atención del público que, todavía no sale del asombro de esta habilidad del más joven presidente de América Latina, mientras, – ellos no lo saben cómo, igual que los magos – desatiende los problemas más graves de El Salvador y hace cosas pequeñas pero extrañas que maravillan a los más inocentes. Por ejemplo se abstiene de hablar de los problemas de la emigración, aunque su país vive, fundamental de las remesas que envían miles de salvadoreños que trabajan y sufren no pocas ansiedades en los Estado Unidos. Honduras por lo menos, ha enviado una delegación oficial a México, para pedir que, por lo menos se le protejan los derechos humanos a los que ya están en territorio mejicano. Y mucho menos, de la posibilidad que Guatemala, se convierte en un tercer país que, colabore con México y Estados Unidos, sellando su frontera común para impedir que los emigrantes del triángulo norte, avancen vía territorio azteca poniendo en peligro, como piensa Trump, la seguridad de los Estados Unidos.

De la misma manera, mientras distrae y divierte al público, también se ha abstenido de referirse a la muerte de los policías a manos de los mareros y pandilleros salvadoreños. Los dos grandes diarios salvadoreños, El Diario de Hoy y la Prensa Gráfica, en grandes titulares, se han referido al asunto. El primero titula su primera página, el 10 de junio pasado, que “Maras asesinan a 21 policías y 12 soldados en lo que va de año”. El segundo, a toda página, ese mismo día, dice que “71.000 asesinatos en los últimos 20 años. Cifras que pertenecen a cuatro quinquenios presidenciales”. Y en la primera página, La Prensa Gráfica,  señala que “Bukele acusa a FMNL de ataques a policías”. Con la indicación que con tal cosa, pretende desestabilizar su gobierno.

Distraer la atención de los problemas, para ponerla en otros asuntos, no solo es una práctica de los magos. Siempre lo han hecho los políticos. Incluso los grandes genios militares. Lot, que no se puede negar que sea especie de la primera categoría, le ordeno a su mujer que viera hacia atrás. Esta le desobedeció con los resultados conocidos. Los motivos: asegurarse que no les seguían las otras queridas y concubinas. La Guerra de Troya, usa el famoso caballo, para distraer la atención de los sitiados, para con él, engañarlos.

De forma que lo que Bukele hace, no es nuevo; ni impropio. Más bien es una muestra de su talento y habilidad. Lo que hay que esperar es hasta cuando dura esta disposición del público, para volver los ojos hacia otro lado. Mientras los graves problemas que le afectan, son olvidados o pasados en cuenta. Ante los magos, por la simpatía que nos producen, no buscamos la manera de descubrir cómo hacen sus trucos, contribuyendo con nuestra ingenuidad y capacidad para que nos engañen, seguir sus instrucciones, para que esto no sean inexplicables, por los menos primeros momentos. Pero, después de la llamada luna de miel, más de alguno, por más fidelidad que se le tenga al joven presidente de El Salvador, volverá los ojos hacia otro lado. Y entonces, descubrirán que han sido engañados. Cuando eso ocurra, le pedirán cuentas. Y es entonces, en sus explicaciones y en los resultados, es que sabremos todos, si mantiene embobados, como hasta ahora, a sus seguidores. Si, en efecto, su juventud – enfermedad pasajeras, que se cura sola – y su talento, le permiten presentar mágicos resultados ante los graves retos que plantea al gobierno, la dura realidad salvadoreña. Hasta entonces, pues, chero. Amigo y vecino, fraterno hermano.