Bribonadas en la pandemia

abril 13, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En las guerras y en las pandemias surgen los aprovechados que juegan a las bribonadas, sacándole ganancia al miedo y a la confusión que se originan en el ambiente atribulado de la gente que, prefiere hacer un sacrificio por pagar aquellos servicios y artículos que le significan bienestar. En estos días, desde la mitad de marzo hasta hoy, las ciudades están paralizadas y las empresas que utilizan la energía eléctrica como su principal materia prima están operando cuando más a una cuarta parte de su capacidad. Este es el caso de los canales de televisión que, como Canal 10 están realizando casi toda su programación desde exteriores, mientras los presentadores hacen su trabajo desde sus casas, los estudios del canal están apagados desde esa fecha.



El mando ejecutivo de Canal 10 tuvo la visión de anticiparse al tiempo que podría durar la pandemia y decidió concentrar un pequeño equipo de 18 valientes colaboradores, entre técnicos y periodistas, para que operaran el canal, preparando al resto del personal para que realizara sus presentaciones desde sus casas, lo cual ha sido muy bien apreciado por la teleaudiencia. Las instalaciones del canal no consumen energía, solo funciona un pequeño balcón y la sala de redacción, toda la iluminación que consume la mayor parte de la energía del edificio está apagada. Sin embargo, la factura de Energía Honduras llegó por una cantidad como si todo estuviera funcionando normalmente.

Hace meses denunciamos que Energía Honduras está promediando el cobro, es decir, establece una cantidad determinada para cada empresa y suponemos que lo mismo hacen con el sector residencial, lo cual es una arbitrariedad mayúscula de Energía Honduras, que juega en el campo de la bribonada, porque no se puede cobrar un consumo que no ha sido usado por los usuarios. Cuando esta empresa arribó a Honduras lo celebramos porque habíamos leído sus antecedentes en América del Sur. Pero aquí resultó lo contrario, porque ha venido a cometer abusos que rayan con la bribonería; el hecho de controlar los contadores de los usuarios desde sus oficinas le permite promediar la facturación mensual.

La bribonería de Energía Honduras llega al extremo del delito, por lo que su procedimiento de facturación debe ser analizado por el Gobierno de la República y el Congreso Nacional. Energía Honduras se aprovecha del momento para montar sobre el consumo de marzo de manera anticipada el siguiente mes de abril, de manera que si un usuario se atrasó algunos días en pagar la factura de marzo, EEH se apresuró a montar el cobro promediado de abril, cuando no habían transcurrido ni los primeros siete días del cuarto mes del año. Los usuarios que acudieron a pagar el consumo de marzo en los primeros días de abril no pudieron hacerlo porque el sistema de EEH instalado en los bancos no lo permite, si no es pagando los dos meses. Esto no puede ser calificado de otra manera que una verdadera bribonada, porque la empresa colombiana está cobrando un mes de consumo que todavía no termina.

EEH está haciendo clavos de oro con este sistema de cobro promediado, lo que constituye un abuso que raya en el delito, porque no se puede cobrar por adelantado ningún servicio, y en una situación como esta, de emergencia nunca antes vivida, cualquier empresa de servicio público debe flexibilizar su sistema de cobros. Si bien el Gobierno ha emitido una disposición que prohíbe a EEH cortar el servicio de energía a los abonados, la empresa colombiana ha desoído la disposición y sus operarios están procediendo a hacer cortes en diferentes puntos del país.

Empresas serias que bien pudieran acogerse a la disposición del Gobierno de no pagar el servicio de energía eléctrica, sino hasta el día que dure la pandemia, han preferido mantener su solvencia y pagar la mensualidad, para no dejar que se acumule una factura eléctrica de cuatro o cinco meses, pero al proceder al pago en el banco se les dice que no pueden pagar marzo si no pagan abril. Ante esta bribonada de EEH, no queda otro camino que poner el grito en el cielo, y acudir al único recurso visible que nos queda, que es el del pataleo y la denuncia, previniendo que tal vez el Gobierno de la República y el Congreso Nacional, que son nuestras dos principales instituciones, actúen impidiendo que la empresa EEH cometa esta soberbia arbitrariedad, que denota sus intenciones de recoger dinero a manos llenas como una forma de atenuar la disposición del gobierno que prohíbe el corte de energía mientras dure la emergencia por la pandemia.

Uno podría creer que lo más peligroso de la pandemia es el virus, pero en medio de la peste se cuelan los bribones que son tan o más peligrosos que el mismo coronavirus, porque si uno toma las previsiones que recomienda el protocolo sanitario, tiene la posibilidad de capearse de la plaga. De los que no nos podemos librar es de los bribones como EEH, que desde el momento que se inventó controlar los contadores de los usuarios llevándolos para sus oficinas, tienen toda las ventajas sobre los usuarios para retorcernos el pescuezo a su gusto.

No esperamos que esta denuncia que formulamos este día, que es la que deben estar elevando miles de personas y empresas en el país, se quede en una simple queja que caiga en oídos sordos. El daño que está cometiendo EEH con el cobro promediado y de remate cobrando el mes siguiente en forma anticipada, arrastra y se lleva de encuentro al Gobierno y al Congreso Nacional, porque la percepción en la ciudadanía es que si a EEH se le permite semejante abuso, es con la complacencia de nuestras principales instituciones. Y no creemos que ni el Gobierno ni el Congreso Nacional estén en la disposición de apañarle ni de permitirle a EEH que siga estrangulando a los hondureños con sus bribonadas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 13 de abril de 2020.