Brasil enfrenta dificultades para adquirir vacunas contra COVID-19 en medio de nuevo repunte

enero 26, 2021

 

Brasil



La pandemia continúa fuera de control en Brasil, en medio de las dificultades del Gobierno para adquirir más vacunas contra el COVID-19, que han llevado al presidente Jair Bolsonaro a defender este martes la posibilidad de que empresas privadas compren dosis por su cuenta para inmunizar a sus empleados.

Cuando se cumplen once meses desde del primer infectado registrado en sus fronteras, Brasil vive un nuevo y preocupante repunte en el número de muertes y contagios que ha puesto contra las cuerdas el sistema de salud de varios estados del país.

El promedio diario de muertos asociados al COVID-19 ha vuelto a superar el millar, su nivel más alto desde principios de agosto, mientras que la tasa de contagio sigue, según el Imperial College, por encima de 1 (1.08), lo que indica que el virus sigue propagándose de forma acelerada.

Con casi 218 mil muertes, solo superado por Estados Unidos, y 8.9 millones de infectados en el país, el Gobierno de Bolsonaro busca nuevas fórmulas para agilizar la campaña de vacunación que ya inició con retraso con respecto a sus vecinos y que ahora amenaza con paralizarse ante la escasez de dosis y materias primas en el mercado internacional.

En este contexto, el mandatario defendió este martes que el sector privado pueda comprar lotes de vacunas de forma autónoma para aplicar a sus trabajadores, bajo la condición de que donen la mitad al sistema público de salud brasileño.

Quiero dejar bien claro que el Gobierno federal es favorable” a esa iniciativa porque “traerían vacunas” al país a “coste cero” para el Estado, señaló el líder en videoconferencia organizada por el banco Credit Suisse.

La declaración contrasta con la postura del Gobierno manifestada hace menos de dos semanas, cuando los ministerios de Salud, Presidencia y Comunicaciones aseguraron que no necesitarían la ayuda de los empresarios para cumplir con el cronograma de vacunación.

Hasta el momento, Brasil únicamente ha sido capaz de importar de la India dos millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad Oxford, y cuenta con alrededor de diez millones de unidades de la fabricada por el laboratorio chino Sinovac.

Una cifra que no alcanzaría ni para completar la primera fase del plan de vacunación del Gobierno de una nación que cuenta con 212 millones de habitantes.

Pese a esas dificultades, Bolsonaro, que anteriormente puso en duda la eficacia de los inmunizantes y ya adelantó que él no se la administrará, garantizó que “brevemente” el país estará “en los primeros puestos” de vacunación en el mundo a fin de que la economía “no deje de funcionar”.

No obstante, AstraZeneca afirmó este martes que “todas las dosis” de su vacuna contra el COVID-19 solo “están disponibles mediante acuerdos firmados con los Gobiernos” de cada país y “organizaciones multilaterales”.

Sin que sea posible poner vacunas a disposición del mercado privado “, añadió la farmacéutica británica, que se remitió al acuerdo firmado con el Gobierno de Bolsonaro mediante el cual el país tendrá acceso a 100 millones de dosis de su fórmula.

La pandemia también se ha convertido en Brasil en un campo de batalla político entre Bolsonaro, un escéptico sobre la gravedad del COVID-19, y algunos gobernadores regionales que han defendido la imposición de medidas para contener la curva de contagios.

Uno de los más críticos es el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, quien este martes volvió a atribuirse el éxito de la llegada al país de la vacuna china de Sinovac y de los insumos para poder producirlas a gran escala en el país.

Ya tenemos la vacuna, a pesar de todas las manifestaciones contrarias del Gobierno federal y los desaires del presidente (Bolsonaro) y de sus hijos en relación a China”, indicó Doria en una rueda de prensa.

“Hasta el presente momento no recibimos ni un centavo del Ministerio de Salud. Todo la inversión fue realizada por el Gobierno de Sao Paulo y el Instituto Butantan“, dijo el gobernador de Sao Paulo, uno de los estados brasileños más azotados por el coronavirus, con 1.7 millones de contagios y 51 mil 556 muertes, y que ha vuelto a imponer duras restricciones por las noches y los fines de semana.

Por su parte, el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, informó que el 3 de febrero llegarán a Brasil 5 mil 400 litros de insumos provenientes de China que permitirán la fabricación, en unos 20 días, de alrededor de 8.6 millones de dosis.

Según Covas, otros 5 mil 600 litros de materia prima serán liberados por el Gobierno chino en el corto plazo, con la expectativa de recibir hasta el mes de abril suficiente material para producir 40 millones de unidades.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *