Bolivia continúa paralizada una semana después de la renuncia de Evo Morales

noviembre 18, 2019

Los esfuerzos de las nuevas autoridades interinas todavía no convencen del todo a las voces de sectores políticos y sociales que piden la paz.

Bolivia

Bolivia todavía permanece paralizada por la crisis que dejó hace una semana la renuncia de Evo Morales, sin hallar de momento los caminos definitivos para atenuar las protestas sociales de algunos sectores y sin un diseño claro de la ruta que conduzca a nuevas elecciones.



Los esfuerzos de las nuevas autoridades interinas todavía no convencen del todo a las voces de sectores políticos y sociales que piden la paz y que exigen de una vez una convocatoria del Ejecutivo interino a nuevos comicios.

El pedido de pacificación del país es prácticamente general, principalmente para atenuar los conflictos que en los últimos días se presentaron en La Paz y Sacaba, una pequeña ciudad cercana a Cochabamba, en el centro del país.

Los reportes de la Defensoría del Pueblo han dado cuenta que los muertos durante casi un mes de conflicto ya son 23 y los heridos en distintos enfrentamientos superaron los 700.

Lea aquí: Evo Morales exige al nuevo gobierno de Bolivia identificar a autores de recientes muertes

Este domingo la Policía Boliviana convocó a un acto religioso en una plaza de La Paz con la presencia de policías de la tropa y ciudadanos para pedir por la paz en el país.

Varios de los asistentes participaron en una liturgia católica vestidos de blanco y sosteniendo en las manos la bandera nacional o la wiphala, enseña que representa a los pueblos indígenas del país.

El comandante de la Policía, Rodolfo Montero, señaló a los medios que se han hecho esfuerzos para dialogar con los sectores que protestan en El Alto, la segunda ciudad más poblada de Bolivia, para habilitar el funcionamiento de una planta que provee combustibles a La Paz que fue cercada y así “recuperar la normalidad”.

El Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, ha pedido a las autoridades interinas el “repliegue” de las fuerzas armadas como una garantía para conseguir la pacificación del país.

También denunciaron una supuesta “persecución judicial” contra varios de sus legisladores y dirigentes políticos.

La diputada por el MAS Sonia Brito ha pedido “condiciones para la paz” al Gobierno de transición y que no se “masacre” a la población al mismo tiempo que se desarrollan las gestiones para acordar una salida a la crisis.

Le puede interesar: Enfrentamiento entre cocaleros y militares en Bolivia deja cinco muertos

El MAS, que posee la mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, ha convocado mediante la diputada Betty Yañiquez a una reunión este lunes a los legisladores de Unidad Demócrata (UD) y del Partido Demócrata Cristiano (PDC) para hablar de la situación del país.

Los legisladores del partido de Morales han cuestionado el decreto que exime de responsabilidad penal a policías y militares que participen en los conflictos y han anunciado una demanda por inconstitucionalidad contra la medida.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *