Widget Image

De bien nacidos es ser agradecidos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En el retablo de las buenas costumbres y de la decencia está el principio de saber agradecer las buenas acciones y los favores que recibimos. Nuestros padres nos recordaban con frecuencia que cuando uno recibía un gesto de buena voluntad, no digamos un servicio o un favor de otra persona, la nobleza nos obligaba a ser agradecidos. Este era, antes y debe serlo hoy, el principio fundamental para demostrar que se es buena personal, lo contrario, un mal ser humano es aquel que voltea la espalda y ni siquiera tiene el menor gesto de agradecimiento con los que le han tendido la mano en un momento dado.

El gobierno de EEUU nos ha dado una nueva demostración, más que palpable, que es nuestro mejor aliado, al abrirnos una vez más las puertas de su gran casa que es su territorio, para que 57 mil compatriotas que han vivido por muchos años acogidos al Estatus de Protección Temporal, sigan disfrutando de este privilegio por otros seis meses, tiempo en el cual podrían hacer nuevas gestiones para lograr una residencia legal de manera integral. No hay más excusas para que estos compatriotas vivan atenidos a que las autoridades de EEUU dentro de seis meses les recuerden a todos los que no han hecho las gestiones legales, que deberán salir definitivamente de aquel país.

El primer baño de realidad en el TPS es que este es un estatus de carácter temporal y no indefinido, por lo que, todo el que quiera lograr una residencia integral debe cumplir con los requerimientos legales. No habrá excusas dentro de seis meses, para culpar al gobierno hondureño o al de EEUU, si para entonces no han hecho las diligencias de su parte para legalizar su permanencia, porque cumplidos estos seis meses, sin hacer la gestión para legalizar su permanencia, la salida de EEUU será estrepitosa e inminente para muchos de ellos, algo que esperamos no ocurra, porque esta vez los hondureños se pondrán las pilas para cumplir los trámites.

Ahora bien, esta vez, ante el anuncio del secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson, que no habría más extensión del TPS, la prolongación llegó como un regalo del cielo, de manera sencilla pero sincera, es correcto manifestarle al ex embajador James Nealon, el más profundo agradecimiento de la nación hondureña, porque la voz cortante de Tillerson, fue contrarrestada por la voz amiga de Nealon, que apareció como un salvavidas para nuestros compatriotas, con su valiosa opinión favorable a la extensión del TPS.

Los buenos amigos como Nealon no se encuentran por montón, algunos que dicen ser amigos tienen el corazón de cartón y otros lo tienen de piedra, en este caso, el ex embajador hizo sentir su aliento cuando el señor Tillerson declaró a un diario norteamericano que no había condiciones para ampliar el TPS para los centroamericanos. La aparición de Nealon fue la del ángel de la guarda, que súbitamente baja a la tierra, para anunciar la buena nueva que los 57 mil compatriotas no serán dejados sin la protección del Tío Sam, no sin antes advertir que toda persona que se acoja a la extensión debe cumplir con los requisitos, lo cual además de razonable es necesario.

La buena intención del ex embajador Nealon ha quedado fielmente retratada con su respaldo a la extensión del TPS, por lo que es una gran oportunidad para agradecerle de todo corazón a este gran amigo de Honduras su valiosa intervención, para escuchar la petición que hicieron las autoridades de nuestro país. No debe haber límites para expresarle nuestro agradecimiento, porque en el horizonte se miraba imposible la extensión del TPS, y ante la avalancha de solicitudes que encabezaron las autoridades de nuestro país, tenía que haber en Washington un gran amigo, una gran persona, conocedora de los asuntos hondureños, para que tomara como suya la gestión y hacer posible la extensión del Estatus de Protección Temporal.

Esta es una gran oportunidad para testimoniarle al señor James Nealon el más sincero agradecimiento a nombre de toda la nación hondureña. Tenía que haber alguien, en los tinglados de Washington, que se echara encima la gestión especial, para que se cumpliera el sueño de los compatriotas de no ser deportados. Pero no hay mal que por bien no venga, esta advertencia de la terminación del TPS debe servirle a los compatriotas para que no se atengan una vez más y crean que estos seis meses les durarán un siglo de permanencia.

Deben apresurar el trámite de su documentación, esta vez no hay excusas a su favor, esta vez la extensión no tendrá más allá. Y cumplidos los seis meses próximos, no habrá más oportunidad. Como también NO HAY LIMITES PARA EXPRESARLE EL AGRADECIMIENTO SINCERO AL AMIGO EX EMBAJADOR JAMES NEALON, PORQUE COMO DECÍAN NUESTROS MAYORES, “DE BIEN NACIDOS ES SER AGRADECIDOS”.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 8 de noviembre de 2017.