Widget Image
Barralaga acusado de liberar policías que mataron hijo de rectora

Barralaga liberó policías que mataron hijo de rectora

El crimen de los universitarios aconteció el 22 de octubre del año 2011.

 

Tegucigalpa, Honduras

El ex comisionado Jorge Alberto Barralaga Hernández, en su momento fue acusado por el Ministerio Público por haber dejado en libertad a varios policías implicados en la muerte del  hijo de la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, Rafael Alejandro Vargas y Carlos Pineda amigo de Rafael.

Tras concluir una etapa de la investigación, la Fiscalía de Derechos Humanos acusó en abril del año 2014 al extitular de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), comisionado de Policía Marco Tulio Palma Rivera; y al exjefe de la Metropolitana 01, subcomisionado Jorge Alberto Barralaga Hernández.

El caso refiere a la omisión en que habrían incurrido estos dos oficiales que posibilitó la fuga de los policías José Rubén Pozo, Wilfredo Figueroa, Carlos Galeas y Santos Padilla, sospechosos del crimen de los universitarios.

Te interesa: Cae ex oficial de policía Jorge Barralaga por lavado de activos

El crimen de los universitarios aconteció el 22 de octubre del año 2011. Palma Rivera conformó un equipo para investigar el hecho.

Rafael Alejandro Vargas Castellanos, de 22 años, es el nombre del hijo de la rectora de la UNAH , cuyo cuerpo fue encontrado en una hondonada de seis metros.

El cuerpo de Vargas Castellanos fue localizado junto al de Carlos Pineda, de 24 años, que lo acompañaba cuando ambos fueron secuestrados por desconocidos.

Pineda era estudiante de último año de Derecho de la UNAH, según informaron familiares.

Vea además: Muere intoxicado reo recapturado en cárcel de Santa Bárbara

Por su lado Vargas Castellanos era estudiante de Sociología. Ambos estudiaban en la Universidad estatal.

Según la relación de hechos, el 26 de octubre de manera amplia, Palma Rivera obtiene indicios que atinan como sospechosos a los cuatro policías antes descritos, entre otros detalles y elementos probatorios que debió trasladar a los fiscales de manera oportuna e inmediata.

Eso no aconteció y, según la Fiscalía, con eso Palma favoreció la fuga de cuatro policías sospechosos del crimen y lesionó la administración pública.