Aumenta tasa de letalidad por COVID-19 en Brasil; suman 46 decesos

marzo 24, 2020

 

Brasil 



El número de muertos por COVID-19 en Brasil aumentó un 35.3 por ciento en un día, al pasar de 34 a 46 este martes, según el último boletín del Ministerio de Salud.

El número de casos confirmados por la enfermedad, por su parte, subió un 16.4 por ciento, desde mil 891 el lunes hasta 2 mil 201 este martes, 310 nuevos pacientes.

El Ministerio de Salud informó que la tasa de letalidad se ubicó este martes en el 2.1 por ciento del número de pacientes, pese a que estuvo por varios días estable en el 1.6 por ciento.

El número de contagios puede ser significativamente mayor debido a que cerca del 86 por ciento de las personas que se infectan con el virus no sienten los síntomas ni son identificados, según admitió este martes en rueda de prensa el viceministro de Salud, Joao Gabbardo.

“De cada 100 (personas) que se contagian con el virus, tan solo identificamos a 14”, afirmó.

Gabbardo agregó que Brasil puede convertirse en los próximos días en uno de los países con mayor número de casos confirmados en el mundo debido a que el Ministerio de Salud cambió su política y ya no hará exámenes solo en personas con síntomas sino en la mayor parte de la población.

Según el viceministro, el Ministerio de Salud espera contar en los próximos días con al menos 22.9 millones de exámenes de laboratorio, de los cuales 3 millones que diagnostican la enfermedad en pocos minutos, para poder examinar a gran parte de la población.

Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, con 46 millones de habitantes, y el más afectado por la enfermedad, registró diez nuevas muertes en las últimas 24 horas, según el nuevo boletín.

El número de decesos en Sao Paulo subió desde 30 el lunes hasta 40 este martes, cuando se inició la cuarentena de 15 días decretada por el gobierno regional para intentar frenar la expansión de la enfermedad.

Sao Paulo había registrado hasta hoy 810 casos confirmados, el 36.8 por ciento del total de los casos en Brasil, por lo que su índice de letalidad llegó al 4.9 por ciento del número de pacientes.

Las otras seis víctimas fueron contabilizadas en Río de Janeiro, el tercer estado más poblado y el segundo más afectado por la COVID-19 (306 casos), tras el registro en el último día de dos nuevas muertes.

Enseguida, en la lista de estados más afectados, se ubican Ceará (182 casos), Brasilia (160), Minas Gerais (130) y Santa Catarina (107).

De acuerdo con el Ministerio, la enfermedad ya se ha llegado a los 27 estados del país.

La expansión del coronavirus por Brasil, que cuenta con unos 210 millones de habitantes, obligó al Gobierno de Jair Bolsonaro a adoptar medidas restrictivas para contener la pandemia, como el cierre de fronteras terrestres, y otras económicas, para mitigar sus efectos a través de un millonario plan de inyección de liquidez y ayudas a algunos sectores empresariales.

El líder ultraderechista llegó a restarle importancia a la enfermedad y a llamarla de “gripita”, y pidió que no se reaccionara con “pánico” ni con “histeria”, pero en los últimos días insistió en manifestar su preocupación con la crisis sanitaria.

Bolsonaro criticó inicialmente las medidas adoptadas por los gobiernos regionales para combatir la pandemia, como la cuarentena decretada en Sao Paulo y el cierre de comercios y vías en Río de Janeiro.

Su cambio de posición se produjo tras los cacerolazos que se han registrado en las grandes ciudades del país en los últimos días en protesta contra su gestión y sondeos que indicaron que su posición no es apoyada por la mayoría de la población.

Según una encuesta del Instituto Datafolha, uno de cada tres brasileños (33 por ciento) califica de “mala o pésima” la gestión de Bolsonaro frente a la pandemia, mientras que un 35 por ciento la considera “óptima o buena” y un 26 por ciento “regular”.