Asesinan brutalmente a una mujer y sus tres hijos

noviembre 19, 2019

Estados Unidos

En 2010, Henry Segura fue arrestado acusado del asesinato de su novia, Brandi Peters, y sus tres hijos uno de ellos, de la pareja, encontrados muertos en su residencia de Tallahassee (Florida, EE.UU.), en noviembre de ese año.



La madre, de 27 años, y su hija de seis recibieron disparos, mientras que los otros dos pequeños, de tres y seis años, fueron ahogados en una bañera.

En 2017, comenzó el juicio, donde la acusación sostuvo que el sospechoso era culpable, señalando las deudas y los continuos problemas de Segura con la mujer por la manutención de su hijo como motivación del crimen.

Mientras, su defensa sostenía que la masacre había sido cometida por miembros de una organización criminal asociada a un cartel de drogas mexicano.

Luego de más de tres semanas de deliberación, el jurado declaró el juicio como nulo por falta de la unanimidad necesaria para imponer la pena capital.

Ahora, a principios de noviembre, el proceso se reinició y nuevos testimonios y pruebas inéditas han complicado su curso y podrían cambiar radicalmente el veredicto final, informa The Washington Post.

El pasado 14 de noviembre, James Carlos Santos, un narcotraficante convicto perteneciente a una pandilla conocida como Vice Lord, aseguró ante la corte ser el autor intelectual del múltiple asesinato, confesando que Brandi Peters trabajaba en su organización como mula y que su muerte había sido producto de una venganza.

Según su testimonio, la mujer se encargaba de recibir narcóticos del cártel mexicano de Los Zetas en la frontera que luego entregaba a miembros de Vice Lord para su distribución.

No obstante, mientras manejaba sus negocios desde la cárcel, Santos tuvo conocimiento de que la víctima había robado más de 90.000 dólares haciendo tratos por su cuenta y organizó un escuadrón de siete personas para matarla.

La defensa de Segura presentó además unas cartas supuestamente escritas por Santos a Peters en los días previos a los hechos que demostrarían que ambos se conocían, pero la Fiscalía argumenta que el convicto ya se ha atribuido en el pasado varios asesinatos que no han sido probados, además de que sufre de esquizofrenia y delirios de grandeza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *