Asciende la cifra de muertos durante las protestas en Nicaragua

abril 28, 2018

Las protestas iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión.

 

Nicaragua



Este sábado el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, ha informado que la cifra de muertos en las manifestaciones en contra de la administración del Presidente Daniel Ortega en Nicaragua creció a 42, mientras se confirma que existe desplazamiento forzado entre los jóvenes.

«Tenemos confirmados 42 fallecidos, y 3 por constatar», dijo a EFE una integrante del CENIDH, Meyling Sierra.

Lea aquí:  Muere Álvaro Arzú, alcalde y expresidente de Guatemala por un infarto

Aunque otras organizaciones defensoras de los derechos humanos han informado de hasta 63 muertos, basados en listas oficiales y no oficiales, los datos del CENIDH son más conservadores debido a que no incluyen a nadie mientras sus expertos no contrasten las fichas de las víctimas, verifiquen el cuerpo y su familia las reconozca.

Aunque el último dato sobre desaparecidos que ofreció el CENIDH fue de 48, Sierra advirtió que el mismo es ahora más incierto que nunca, debido a que hay «desplazamiento forzado», considerado como una grave violación a los derechos humanos, ya que los desplazados tienen que emigrar de ciudad o país.

«Hay desplazamiento forzado, sobre todo de los jóvenes que participaron en la manifestación, ellos tienen temor a represalias, ni siquiera se atreven a poner una denuncia», afirmó Sierra.

Lea también:  EEUU señala a cuatro países latinoamericanos por violar la propiedad intelectual

La integrante del CENIDH sostuvo que incluso las mismas familias de los jóvenes los han obligado a ocultarse lejos de sus casas.

La crisis que atraviesa Nicaragua cumple hoy once días, en los cuales Ortega ha visto una reacción masiva contra su Gobierno, especialmente después de que fuerzas de choque oficialistas dirigidas por la Juventud Sandinista y la Policía Nacional utilizaron la violencia para reprimir a los manifestantes.

Las protestas iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión.

Ahora los nicaragüenses reclaman la renuncia de Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, porque los consideran represivos, corruptos, violadores de los derechos humanos, así como de los derechos civiles y de las libertades públicas, entre otros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *