Arthur Melo se declara en rebeldía y asegura que no jugará la Champions con Barcelona

julio 27, 2020

El futbolista, que se encuentra en Brasil, no se ha presentado a pasar el test de coronavirus y su intención es dar por finalizada su etapa como blaugrana

 

Brasil



Un nuevo escándalo ensombrece al FC Barcelona luego de que uno de los futbolistas decidiera regresar a su país, declararse en rebeldía y no jugar en la Champions League.

Arthur Melo abordó el pasado miércoles un avión de regreso a Brasil e informó a las autoridades del club azulgrana que está de vacaciones y no tiene intenciones de volver a los entrenamientos. El jugador está en negociaciones para rescindir su contrato de manera inminente después de ver que no ha tenido ni un solo minuto desde que se concretó su traspaso a la Juventus.

El centrocampista, que estaba de vacaciones en Brasil, decidió no regresar el lunes a Barcelona, pese a que tenía que estar presente para hacerse el test del Coronavirus, antes de regresar el martes a los entrenamientos para comenzar a preparar la vuelta de octavos de final de la Champions League ante el Nápoles.

El club amenazó con abrir un expediente disciplinario, advirtiéndole al brasileño que no tenía permiso para ausentarse en este retorno al trabajo puesto que su contrato no acabará oficialmente hasta la finalización de la temporada oficial, esto, tras la disputa de la Champions.

La caída en desgracia de Arthur en Barcelona alcanzó su punto más álgido tras no participar ni un minuto en el partido frente a Osasuna en el Camp Nou, donde fue muy comentada una imagen suya bostezando en la grada, para, dos días después presentarse en el entrenamiento y comunicar a Setién que le dolía el tobillo, razón por la que no fue convodado para el último partido de Liga, en Vitoria frente al Alavés a pesar de que desde el club no se emitió ningún comunicado médico y el propio entrenador le dejó en evidencia ante los medios.

«No se puede hablar de rebeldía porque todo está hablado con el Barcelona y en uno o dos días se tiene que solucionar» añadió la misma fuente, alertando que el deseo de Arthur es no volver a la disciplina azulgrana después de que el entrenador confirmase tanto con hechos como con palabras que había dejado de contar con él.

Arthur fichó por la Juventus el pasado 29 de junio, tras unas largas negociaciones y después de que él, tanto en público como en privado, asegurase que no tenía ninguna intención de irse del Barcelona, porque su sueño era triunfar en el Camp Nou.

Sin embargo, la dirección deportiva del Barça le abrió la puerta para hacer caja, y Arthur acabó accediendo a fichar por la Juve como parte de una doble operación que ha terminado con Miralem Pjanic en el equipo catalán.

Arthur, de 23 años, no ha jugado ninguno de los seis últimos partidos del Barcelona, después de que se oficializase esa operación valorada en 72 millones de euros más 10 en variables, y que tuvo que cerrarse antes del 30 de junio para que el club azulgrana pudiese cuadrar sus cuentas.

Quique Setién podía seguir contando con Arthur, pero dejó claro que solo lo haría en «si fuera absolutamente necesario». La relación entre el entrenador y el jugador ha ido decayendo de manera imparable, hasta el punto que Arthur fue sorprendido bostezando en la grada del Camp Nou, mientras el equipo perdía ante Osasuna (1-2).

Fuentes del Barcelona consultadas por ESPN aseguraron estar estudiando bien la situación y no se descarta que Arthur sea sancionado económicamente de alguna manera.

Hay que recordar que Arthur llegó al Barcelona hace dos veranos procedente del Gremio de Porto Alegre y que el Barcelona abonó 30 millones de euros más variables para conseguir su fichaje.